Hay quien piensa que todo se paga en esta vida, más tarde o más temprano. La verdad es que no podemos asegurar que esto sea así al 100% ya que da la impresión muchas veces de que quien hace las cosas mal consigue no sufrir nunca las consecuencias de sus malas acciones. Llevamos ya casi tres meses hablando del escándalo Volkswagen y comentando las diversas consecuencias que tendrá para la marca lo que ha sucedido. Por si a estas alturas alguien desconoce este asunto, en pocas palabras el fabricante alemán estuvo años manipulando el software de sus vehículos con el fin de engañar a las autoridades cuando se controlaban sus emisiones. El Grupo de momento no ha sido capaz de dar una explicación profunda de lo ocurrido y se ha limitado a repartir las culpas entre sus ingenieros y a asegurar que se hará cargo de lo sucedido. Lo que se escapa de su control es las consecuencias que todo esto tendrá para el futuro de la marca, solo el tiempo lo dirá. Lo que de momento sabemos es que sus ventas en Estados Unidos han caído un 24,7% en el mes de noviembre.

Volkswagen, sus ventas caen
Volkswagen, sus ventas caen

Volkswagen esperaban la bajada en las ventas

Era evidente que más pronto que tarde Volkswagen comenzaría a pagar el escándalo de las emisiones de diversas maneras. Por supuesto como cabía esperar una de las formas sería con una importante pérdida de ventas.

La confianza en la marca es un factor importante a la hora de comprar cualquier producto y naturalmente un coche también. No parece que quien ha estado años manipulado sus coches sea merecedor de dicha confianza.

Por qué han bajado tanto las ventas de Volkswagen

Es precisamente lo que ha sucedido ahora en Estados Unidos donde las ventas del Grupo alemán han caído un 24,7%. Hay que tener en cuenta que además de la pérdida de confianza de los compradores en esta marca existe otro hecho que ha influido en esta gran caída, nos referimos a que se ha suspendido la venta de los modelos diésel afectados por la manipulación de los motores. Los vehículos con motor TDI de 4 y 6 cilindros.

Aunque no podemos pasar por alto que, si quitamos las ventas de los vehículos diésel, la caída es de un 9%, sin duda tampoco es un dato para lanzar las campanas al vuelo.

La caída de Volkswagen supera las peores previsiones de los expertos

En septiembre, que fue cuando se conoció el asunto, y en octubre habían logrado mantener las ventas, pero en noviembre no lo han conseguido, no podemos olvidar que en Estados Unidos suele ser un mes más bien flojo.

Eso sí, aunque los expertos auguraban un buen batacazo para Volkswagen en noviembre, la realidad ha superado sus malas expectativas. Habían calculado que la bajada sería de un 14%, quedándose 10 puntos por debajo de lo que finalmente sería.

En cifras, Volkswagen vendió 23.882 unidades el mes pasado en comparación a las 31.725 que había logrado en el 2014.

Las ventas de Volkswagen en noviembre por modelos

De todos los modelos de la marca alemana el que se llevó la peor parte fue sin duda el Golf, ya que sufrió una bajada del 64%, produciéndose tan solo 774 ventas. El Passat fue el segundo que más sufrió, con una bajada en las ventas similares, un 60%,

En cuanto al Beetle este perdió un 40% de todas las adquisiciones que había conseguido en 2014. En cuanto al todoterreno Touareg sus ventas fueron un 31% inferiores que el pasado año. Bastante menor fue la caída del Jetta un 23%.

El peor mes de Volkswagen en Estados Unidos desde 2008

Estos datos son mucho más que unas malas cifras. Tenemos que tener en cuenta que noviembre de 2015 ha sido el peor mes en cuanto a ventas en Estados Unidos desde septiembre de 2008.

Si nos retrotraemos hasta ese año comprobamos como se vivía en plena recesión y con una crisis económica que castiga de forma especial al mundo del motor.

Volkswagen afirma que están trabajando para solucionar el asunto

En un comunicado emitido por la compañía, el director de operaciones de Volkswagen en América, Mark NcNadd, reiteró que están trabajando sin descanso para solucionar el problema en los vehículos que han sido afectados.

Además, aprovecha la oportunidad para agradecer la paciencia que están demostrando tanto los clientes como los concesionarios ante todo este tema.

Si echamos la vista atrás, vemos como la manipulación salió a la luz el pasado 18 de septiembre. Ha sido ahora cuando Volkswagen ha decidido retirar la solicitud para vender nuevos modelos.

Mientras tanto la Agencia del Medioambiente estadounidense ha ampliado sus alegaciones para incluir en ellas a los coches con una mayor cilindrada.

Como medida para detener hasta cierto punto todo el problema, Volkswagen presentó un programa para facilitar ayuda financiera tanto a los concesionarios como a los coches.

Sin duda, todavía queda mucho que contar sobre este tema.

Dejar respuesta