Nadie puede negar que la aplicación de los avances tecnológicos al mundo del motor haya traído infinidad de mejoras, sobre todo en materia de seguridad. Claro que el hecho de que los vehículos cuenten con este tipo de prestaciones también abre la puerta a que personas con mala intención utilicen esas nuevas posibilidades para intentar perpetrar sus robos. Ahora hemos conocido que según un informe que ha elaborado un grupo de expertos y que fue entregado a Volkswagen, miles de coches de distintos fabricantes han estado durante años bajo el riesgo de ser víctimas de los piratas informáticos.

Volkswagen ha tratado de ocultar el peligro

Como decíamos Volkswagen ha conocido una investigación en la que se concluye que son miles los vehículos que corren el peligro de ser pirateados gracias a sus sistemas electrónicos. Sin embargo este estudio que se le entregó hace dos años, lleva ese mismo tiempo guardado ya que la firma alemana ha tratado por todos los medios de mantenerlo oculto.

Volkswagen ha tratado de ocultar el peligro
Volkswagen ha tratado de ocultar el peligro

El 42% de los robos en Londres son a vehículos sin llave

Tenemos que tener en cuenta que según los datos de los que disponemos en la actualidad el robo de coches sin llave supone ya el 42% de todos los casos que se producen en una ciudad como Londres. Los vehículos que corren más riesgo de sufrir este tipo de delitos son principalmente modelos de BMW y Land Rover. Según fuentes de la policía podrían ser robados en tan solo 60 segundos por alguien con la preparación técnica necesaria.

No podemos olvidar que investigadores de seguridad ya se percataron en el pasado de que esta clase de vehículos con apertura sin llave son vulnerables. Debido fundamentalmente a un problema que afecta a la radiofrecuencia de identificación de chips transponedores, una situación de la que se tiene constancia desde el año 2012, aunque como decíamos los fabricantes de automóviles trataron de mantenerlo oculto. En este caso la fórmula que utilizaron es demandar a los que habían elaborado el informe para tratar de evitar que la prensa publicara estos resultados.

Sin embargo hace apenas unos días la investigación ha visto la luz. Sus autores, Roel Verdult y Baris Ege, de la Universidad de Radboud en Holanda, y Flavio García, de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido, la dieron a conocer en el marco de una conferencia de seguridad realizada en Washington. Estos expertos mostraron cómo el protocolo cifrado de autenticación que emplea el transponedor Megamos Crypto puede ser la clave que permita a los piratas hacerse con los vehículos.

No solo Volkswagen utiliza este transponedor

El Megamos Crypto es uno de los transponedores inmovilizadores que más se utilizan en marcas de lujo de Volkswagen, como Audi, Porsche o Bentley, y también los tienen otra serie de marcas como pueden ser Fiat, Honda y Volvo. Para los expertos en seguridad este es un defecto grave y muy difícil de solucionar a corto plazo. Comentan como no es una debilidad teórica sino cierta y como su solución cuesta dinero.

Debemos aclarar antes de continuar que los inmovilizadores son dispositivos electrónicos encargados de parte de la seguridad del vehículo, ya que para su motor salvo que se emplee la llave precisa cerca del coche. La teoría es que sirven para evitar el robo utilizándose las técnicas tradicionales, pero es posible inutilizarlos por medio de una amplificación de la señal. Lo que hicieron los autores de la investigación fue destruir el sistema criptográfico del transponedor, reduciendo la cantidad de claves ocultas. Después analizaron las opciones restantes hasta descubrir la que es capaz de arrancar el vehículo. Todo este proceso les llevo apenas media hora.

Volkswagen debe poner remedio cuanto antes a la situación

Queda claro después de lo que hemos visto que es un tema serio al que Volkswagen debe procurar poner remedio, ya que se están enfrentando a un método mucho más elaborado que el empleado habitualmente por ladrones comunes. La solución es bastante costosa y lenta ya que tienen que sustituir los chips instalados tanto en las llaves como en los transponedores situados en el vehículo.

Los investigadores pusieron la investigación en conocimiento de Volkswagen

Una vez que el equipo autor de esta investigación tuvo claro lo que ocurría, comunicó los resultados en primer lugar a la empresa encargada de la fabricación de los chips, en febrero de 2012 y posteriormente a Volkswagen, ya en el mes de mayo 2013. Fue entonces cuando el grupo demandó a los investigadores con el propósito de que el documento no fuera publicado. Alegaban que era un medio de que los ladrones supieran de qué forma robar los vehículos. El tribunal Superior del Reino Unido les dio amparo y en aquel tiempo paró la publicación. Pero ahora finalmente ha sido publicada después de arduas negociaciones.

Esperemos que también ahora sea cuando tomen medidas para solventar este grave problema.

Dejar respuesta