China está de moda no cabe duda. Una de las tendencias actuales es el realizar compras en China. Sobre todo en el sector tecnológico podemos encontrar cada vez más productos competitivos a unos precios realmente atractivos. Una vez que se vencen los temores y las desconfianzas, disfrutamos de cosas que si tuviéramos que adquirirlas en nuestro país serían prohibitivas. Otra tendencia es la que tienen muchas empresas de montar sus fábricas en el gigante asiático. Hoy en día se fabrican en China una gran cantidad de prendas de vestir y calzado, por ejemplo, que echan por tierra todos los tópicos en cuanto a la calidad de aquello que viene con el sello de “made in china”. Algo que sucede porque no solo hay una reducción de los costes, sino que se obtiene también un buen servicio. Conscientes de ello, Volkswagen ha decidió instalar una nueva fábrica en dicho país con la intención de fabricar coches low-cost. Pero no para exportarlos, sino para poder competir en el mercado chino, cada vez más importante.

Volkswagen instalará en China una fábrica low-cost
Volkswagen instalará en China una fábrica low-cost

Volkswagen a bajo precio

Los automóviles de Volkswagen no se pueden calificar exactamente como vehículos de bajo precio. Sin embargo conscientes del estado en el que se encuentra no solo el mundo del motor sino el mundo en general, han tomado la decisión de incentivar la venta de sus autos. Como ha confirmado el presidente de la compañía en el país asiático, Jochem Heizmann, van a desarrollar en China todoterrenos y monovolúmenes a un precio económico, para en principio ser competitivos en el mercado chino.
A las puertas del comienzo del Salón del Automóvil de Shanghái, Auto Shanghái 2015, el que es presidente ejecutivo del grupo Volkswagen en China comentó que de esta manera quieren completar la oferta de vehículos a nivel local. Según hizo, ver la empresa alemana debe luchar por alcanzar y mantener el crecimiento de coches para pasajeros en China. Comenta como hasta el momento no han tenido todoterrenos y monovolúmenes a lo que se podría considerar como un precio que resulte asequible dentro del mercado chino. Algo que está siendo muy demandado en el momento actual.
Para ellos este tema es evidente ya que en el primer trimestre de 2015 las ventas subieron en relación al mismo período del año 2014, un 15% cuando hablamos de los vehículos para pasajeros. Volkswagen no espera conseguir en el presente ejercicio un incremento de ventas por encima de la media del sector. Pero sí quiere desarrollar nuevos proyectos concretos para tener una oferta más amplia. Centrándose en el tipo de vehículos que tienen una mayor demanda en la zona en la actualidad. Haciéndolo además con un precio atractivo. No hay que olvidar que no es un tema baladí, ya que cuando hablamos de China, estamos hablando del mercado más grande a nivel mundial. De ahí lo fundamental que resulta para cualquier empresa conquistar a sus clientes.

Volkswagen 60 nuevos modelos en China

El presidente ejecutivo comunicó asimismo que entre los planes para el futuro a no muy largo plazo está el de lanzar en el país asiático 60 nuevos modelos y variantes de las diferentes marcas, tanto de fabricación local como de importación. Igualmente dejó ver las intenciones de la compañía de continuar dando forma al futuro de la movilidad en China. Una meta en la que ya llevan un gran camino recorrido, pues no podemos olvidar que fue Volkswagen la primera marca extranjera que comenzó a fabricar en China, en 1984. Añadiendo que lo harán englobados en un nuevo modelo de vehículos donde las palabras claves serán motores alternativos, conducción automática e interconexión por internet de los coches. Para Heizzman los vehículos con motores alternativos van a ser fundamentales, tanto los híbridos como los 100% eléctricos, en los años venideros. Destacando que será precisamente en el país asiático en el lugar en el que alcanzarán mayor importancia del mundo.

Volkswagen proyecto a 5 años vista

Para llevar a cabo este importante proyecto cuentan con un capital de 22 millones de euros para invertirlos a lo largo de los próximos cinco años en China. Dicen desde Volkswagen que donde más fondos se distribuirán serán en la investigación y desarrollo, que llevará a que sean capaces de producir unos cinco millones de unidades cuando concluya el período de cinco años que comentábamos.
Volkswagen fabrica en China en asociación con dos marcas locales, SAIC y FAW, y tienen la intención de que antes de que finalice esta década hayan podido poner en circulación entre 15 y 20 modelos nuevos, híbridos y eléctricos. Su objetivo es ambicioso, ya que además pretenden que para el año 2020 estén vendiendo unas 700.000 unidades cada año en China.
Sin duda Volkswagen tiene importantes metas, que resultan una gran motivación. Solo nos resta comprobar si finalmente logran cumplirlas.

Dejar respuesta