El caso Volkswagen continúa haciendo correr ríos de tinta, la verdad es que no es para menos, puesto que casi cada día conocemos nuevos detalles del asunto que van dotándolo de mayor gravedad. Un tema que ya le está saliendo caro al Grupo, dado que sigue perdiendo fuerza y dividendos en las bolsas. Pero seguramente esto solo vaya a ser la punta del iceberg de su debacle económica. Pronto tendrá que afrontar el pago de multas, indemnizaciones y reparaciones de sus vehículos. Por no hablar del descredito que está sufriendo que sin lugar a dudas se dejará sentir también en las ventas de vehículos, algo que ya se ha empezado a producir ya que ha dejado de liderar el mercado a nivel mundial.

Volkswagen, el escándalo que no deja de crecer
Volkswagen, el escándalo que no deja de crecer

La Comisión Europea y el Gobierno alemán instan a Volkswagen a ser transparente

La semana pasada tanto la Comisión Europea como el Gobierno alemán exigieron al Grupo Volkswagen que trate este asunto con la trasparencia suficiente para que no quede ningún tipo de duda al respecto. Además le solicito que asuma los costes que la manipulación del software de los vehículos pueda suponer para sus propietarios.

La Comisión Europea en concreto animo a Volkswagen a que aclare en profundidad y lo antes posible, todas las irregularidades que haya detectado. Asimismo, señaló que todo este asunto puede terminar en diferentes sanciones.

La portavoz de la Comisión Europea, Lucia Caudet, ha declarado:

La CE tiene poderes de ejecución para asegurar que los fabricantes automovilísticos respetan sus metas de reducción de CO2, lo que incluye la imposición de sanciones a los fabricantes.

En concreto lo que Bruselas quiere conocer es lo siguiente:

  • Por qué exactamente las emisiones reales difieren de las teóricas.

  • Qué modelos están afectados.

  • En qué países se han comercializado estos vehículos.

  • Qué medidas va a tomar el grupo para remediar la situación.

La opinión del ministro alemán de Transportes cree que inaceptable la actuación de Volkswagen

A su vez el ministro de Transportes de Alemania, Alexander Dobrindt, opina que es inaceptable que una empresa haya manipulado sus emisiones y cree que Volkswagen debe asumir toda la responsabilidad que tiene en este asunto y en todo lo que pueda surgir en relación a él. Señaló al comparecer ante el Bundestag, que es la Cámara Baja de Alemania, que el grupo tiene la responsabilidad, además de la obligación, de reparar los daños ocasionados a los clientes.

Además este Ministro explicó que si los automóviles de Volkswagen tienen unas emisiones más altas de CO2 que las que reconocen oficialmente el impuesto de circulación tiene que ser también más alto. Por lo que creen que debería regularizarse con carácter retroactivo. Aunque están estudiando cómo hacerlo para que el coste recaiga en el Grupo y nunca en sus propietarios.

Podría haber más vehículos del Grupo Volkswagen implicados

Además también hemos conocido que la Agencia para la Protección Medioambiental de Estados Unidos, que recordemos que en su momento fue quien destapó este caso, anunció que cree que hay más modelos afectados del Grupo Volkswagen, de alta gama, que tienen emisiones más altas que las reconocidas.

Por su parte el fabricante alemán ha negado que esta última denuncia sea cierta, pero al mismo tiempo ha reconocido que de manera temporal y voluntaria van a suspender la venta de los siguientes vehículos: el Volkswagen Touareg 2014, el Porsche Cayenne 2015, y los Audi A6 Quattro, A7 Quattro, A8, A8L y Q5.

Estas dos investigaciones emprendidas por la Agencia Medioambiental estadounidense se concentran en las emisiones de óxido de nitrógeno, pero ahora se ha conocido también que podrían estar manipuladas las emisiones de CO2, que es el principal responsable del cambio climático.

Según afirma un portavoz del Grupo Volkswagen, los vehículos con emisiones irregulares de CO2 fueron ensamblados desde el 1 de julio del año 2009 y son modelos Polo, Golf y Passat de Volkswagen, también algunos A1 y A3 de Audi, algunos Octavia de Skoda, y de Seat, algunos León e Ibiza.

Cuánto le costará a Volkswagen este escándalo

Tal y como comenta el propio fabricante se espera que el riesgo económico de este último asunto que hemos conocido puede llegar a los 2.000 millones de euros, que se suman a los 6.700 millones de euros que ya se habían provisionado para asumir los costes del primer escándalo. Sería la suma necesaria para arreglar la manipulación de los motores.

La conocida agencia de calificación de riesgos, Moody´s, teniendo en cuenta la segunda denuncia de la Agencia Medioambiental de Estados Unidos, ha rebajado la calificación del Grupo Volkswagen de A2 a A3 y con una perspectiva negativa. Debido a los crecientes riesgos para la reputación y los beneficios futuros de la empresa.

Como hemos visto las noticias entorno a este espinoso asunto se siguen produciendo. Está más que claro que el Grupo Volkswagen va a quedar muy dañado, falta saber cuánto.

Dejar respuesta