Hay día de hoy no hay ningún otro país de la Unión Europea que subvencione la compra de vehículos. El motivo de mantener esta clase de incentivos es que las distintas asociaciones de fabricantes y concesionarios han mostrado al Gobierno la necesidad de la sucesiva aprobación de hasta ocho Planes PIVE, el último el pasado mes de mayo, para conseguir rejuvenecer un parque automovilístico español tremendamente envejecido. Con dichos planes de ayudas se retira de las carreteras vehículos con más de 10 años, lo que trae como consecuencia reducir la emisión de contaminantes y lo más importante, de accidentes de tráfico. Para lo que se concede una bonificación de 1.500 euros repartidos entre el concesionario y es Estado. Las ventas de vehículos nuevos en Galicia se generan mayoritariamente gracias a estos Planes.

Koleos 2009
Koleos 2009

8 de cada 10 ventas de vehículos nuevos en Galicia subvencionadas

A nivel nacional el 60% de todas las ventas de vehículos que se han producido en este tiempo, desde finales de 2013 hasta ahora, han sido gracias a los PIVE. En Galicia su repercusión ha sido aún mayor, 8 de cada 10 nuevas matriculaciones. Aunque desde los concesionarios gallegos auguran que el hecho de que el Plan PIVE 8 rebaje la ayuda de 2.000 a 1.500, obligue a que el vehículo antiguo esté a nombre del comprador desde al menos un año antes y a que haya pasado la ITV, provocará que el porcentaje se iguale al del resto del territorio nacional.

Precio medio de las ventas de coches en Galicia, 20.000 euros

Otra consecuencia de que las ventas de vehículos nuevos se decidan en arreglo a este tipo de subvenciones es que limita la compra a aquellos coches que tienen un precio inferior a los 25.000 euros. Esta cifra es el límite impuesto para beneficiarse de las ayudas, salvo en ciertos casos especiales. Algo que se demuestra en el caso de Galicia donde el valor medio de la adquisición se sitúa en torno a los 20.000 euros, según explican desde FACONAUTO, la asociación de concesionarios.

Sin las ayudas de los Planes PIVE no habría mercado

El Plan PIVE 8 tiene una dotación de 225 millones de euros que permitirán que unos 300.000 compradores obtengan la ayuda. Pero una vez que se terminen los fondos desde el Ministerio de Industria se descarta la aprobación de un noveno plan. Con los más de 1,2 millones de coches retirados de las carreteras se da por cumplido el objetivo inicial que tuvieron este tipo de planes.

Sin embargo los concesionarios no opinan lo mismo, creen que sin este tipo de planes el mercado de vehículos nuevos se muere. Según opinan desde FACONAUTO no hay más que ver lo sucedido en el intervalo de tiempo que hubo entre el Plan PIVE 7 y el 8, lo explican de esta manera:

La gráfica de evolución del mercado lo dice con toda claridad. En marzo las ventas escalaron hasta el 40,5 % y, con el parón del PIVE el mercado se redujo a un 3,2 %. Y en mayo, con solo 15 días de PIVE las ventas subieron al 14 %. Hoy por hoy, sin ayudas no hay mercado

El Estado también se beneficia de la venta de vehículos nuevos

Destacan desde la asociación de fabricantes, ANFAC, que el propio Estado es el primero que se beneficia de la venta de vehículos. Comentan como en el 2014 recaudaron 3.123 millones gracias a los impuestos relacionados con esta clase de compras, un 18% más que en 2013. Estiman que la cifra se elevará hasta los 3.500 millones de euros en este 2015. Lo que para ellos es razón más que de sobra para aprobar nuevas ayudas.

Repercusión de las ventas de vehículos nuevos en Galicia

Además destacan como en Galicia estas ventas son fundamentales para el empleo. Siendo como es la quinta comunidad con más empleados en concesionarios después de Madrid, Cataluña, Valencia y Andalucía. Bajo el amparo de estas ayudas se crearon en toda la Comunidad Gallega un total de 640 en 2014 nuevos puestos de trabajo en la automoción suponiendo un 11% de todos los nuevos empleos. Un hecho destacable ya que se venía de cinco años de pérdida de trabajadores, de 2008 a 2012, y de un 2013 que dejo solo 50 plazas nuevas en el sector. Gracias a todas estas nuevas contrataciones se ha vuelto a superar la barrera de los 5.000 trabajadores contratados en concesionarios, situándose en los 5.617.
Sin embargo estos buenos datos no se extienden a la industria de la automoción. Al cierre de 2014 había 18.150 personas trabajando en dicha industria, concentrados en zonas de Vigo, Ourense y Pontevedra, 850 menos que en 2013 que además vino acompañado de una disminución en cuanto a su facturación de un 2,6%. Comentan los expertos del sector que entre trabajadores directos e indirectos la automoción mueve unos 40.000 puestos. Se destaca asimismo la baja rentabilidad del sector, ya que por cada millón producido se generan tan solo 2,4 puestos de trabajo mientras que la media en el resto de la economía gallega es de 14.
Habrá que estar atentos para comprobar la evolución del mercado gallego si finalmente se terminan los Planes PIVE.

Dejar respuesta