Los diferentes Planes PIVE han sido claves a la hora de que las ventas de vehículos nuevos hayan subido durante los últimos meses. Sin ese incentivo a la compra hubiera sido difícil mantener unas buenas cifras ante las dificultades económicas que se han estado atravesando. Una de las condiciones a la hora de recibir este tipo de subvenciones es que el precio del vehículo estuviera por debajo de los 25.000 euros. Ese puede ser uno de los motivos para que según hemos conocido en el primer cuatrimestre de 2015 en España el 81,5% de los vehículos nuevos vendidos tengan un valor por debajo de los 20.000 euros. Pero como veremos a continuación no es un dato que deba sorprendernos en demasía.

Venta de vehículos nuevos
Venta de vehículos nuevos

En España se venden vehículos nuevos de bajo precio

Según los datos facilitados por el portal SeguroJoven.com solamente un 18,5% de los vehículos que se vendieron en España entre los meses de Enero y Abril estuvieron por encima de la cifra mencionada, esos 20.000 euros como precio de venta en los concesionarios. Es una tendencia en nuestro país que lleva manteniéndose desde que comenzó la crisis económica.
Esta información se desprende de los datos facilitados por la Agencia Tributaria. Dentro de los vehículos que más se venden, aquellos por debajo de los 20.0000 euros, son los de entre 10.000 y 15.000 euros los que más mercado copan, un 40%. Mientras que los que se encuentran por debajo de los 10.000, los más económicos suponen un 19% del total de todas las nuevas matriculaciones. Los coches de entre 20.000 y 30.000 euros son los últimos que tienen una presencia destacada en el mercado español con un 13% de todas las ventas. Por el contrario los que van de los 30.000 a los 60.000 euros no alcanzan ni el 5%. Más allá de ese precio las ventas son realmente mínimas, tan solo un 0,5% de todas las contabilizadas, por lo que podemos afirmar que España no es un país de coches de lujo.

Ventas de vehículos nuevos durante la crisis económica

Como sabemos la crisis económica comenzó a hacer estragos en el pasado 2008. Fue precisamente en ese año la última vez que las ventas de vehículos nuevos con un precio por encima de los 20.000 euros superaron el 20% de la cifra total. Anteriormente en los años 2007 y 2006, que fueron los mejores para el sector del automóvil, las ventas por encima de esa cifra supusieron un 24% y un 21% respectivamente. De esto se deduce que cuanto mayor es el volumen de ventas, más alto es el porcentaje de coches de más de 20.000 euros vendidos.
Lo que sí es digno de destacar es como el valor de los coches que se venden en nuestro país se mantienen con pequeños cambios. Es decir aun habiendo sufrido durante la crisis económica un descenso de alrededor del 50% de las matriculaciones, los precios elegidos son similares. Ni en tiempos de bonanza económica España era un país donde los coches de lujo tuvieran un protagonismo destacado ni durante la recesión los compradores han optado mayoritariamente por los coches más baratos.

La mayoría de los vehículos nuevos vendidos son diésel

Este mismo portal de Internet nos ha facilitado datos similares pero en este caso relativos al tipo de combustible que más implantación tiene en nuestro país. De los vehículos matriculados durante el primer cuatrimestre de 2015 en España un 67% de ellos eran diésel, 217.000 coches. Los gasolina supusieron un 33% y unos 109.000 vehículos. Individualmente también en todos y cada uno de los 4 primeros meses del año los vehículos más vendidos han sido diésel con porcentajes siempre por encima del 60%. Una superioridad en cuanto a ventas que se lleva produciendo en los últimos años de manera constante.
Comenzamos a tener datos de qué porcentaje de vehículos en carretera eran diésel en 2002, que eran un 32% mientras que en la actualidad son el 55%. Sin duda ha habido un gran vuelco en el tipo de combustible elegido en nuestro país en los últimos años lo que ha ocasionado que en las carreteras cada vez haya más vehículos diésel. No es mayor el porcentaje porque tenemos un parque automovilístico sumamente envejecido, lo que permite que haya una presencia más elevada de vehículos gasolina que como acabamos de comentar dominaban el mercado hace más de una década.
Los coches diésel han doblado su presencia en las carreteras españolas desde el pasado 2002 en el cual había unos 6 millones hasta hoy en día en el que encontramos unos 12 millones. Al tiempo en que los gasolina han pasado de los 13 millones del 2002 a los menos de 10 millones que hay actualmente. Eso sí, no fue hasta el año 2009 cuando se equilibró el porcentaje de vehículos diésel y gasolina en nuestras carreteras, unos 11 millones por cada bando.
Sin duda datos que nos permiten conocer mejor el mercado automovilístico español.

Dejar respuesta