Es posible que muchos no confíen en que pueda convertirse en una realidad, pero lo cierto es que los coches sin conductor cada día están más cerca. Muchos están trabajando en proyectos de este tipo que implica a compañías tan importantes como Google o Apple. Está claro que su desarrollo tecnológico es vital, ya que hay que conseguir que sea un medio de transporte lo más seguro posible si queremos verlo circulando por nuestras carreteras como algo habitual. Pero también se tiene que trabajar mucho en conseguir licencias y permisos para poder ponerlo en marcha. Una de las dudas que existen en relación a este tema es quién se hará cargo de los gatos que conlleva sin un vehículo autónomo tiene un accidente. Ahora Volvo ha respondido a esta cuestión afirmando que en el caso de su modelo serán ellos mismos.

Vehículo autónomo, Volvo se hará responsable de sus accidentes
Vehículo autónomo, Volvo se hará responsable de sus accidentes

El vehículo autónomo solo tiene permiso en lugares concretos para circular

De momento los coches autónomos solo tienen permisos en algunos lugares muy concretos para circular en pruebas, pero para que lo hagan en libertad aun parece quedar bastante tiempo. Todos los que tienen un proyecto de este tipo entre manos afirman tener más problemas burocráticos que tecnológicos, y es que los diferentes Gobiernos no tienen demasiado claro la seguridad con la que cuentan estos coches que muchos apuestan porque serán unas de las grandes realidades de los próximos años.

Naturalmente las autoridades quieren que los ciudadanos que monten en un coche autónomo lo hagan contando con todas las garantías en cuanto a seguridad.

Un conductor para el vehículo autónomo

El punto vital suele ser la imposición de que aunque el vehículo vaya circulando de manera autónoma siempre haya un conductor que puede coger el volante si es necesario, si sucede cualquier acontecimiento que el auto no pueda solventar por sí mismo. De esta manera la idea que muchos tenían de que con el coche autónomo sería como tener un chofer podemos empezar a desterrarla, ya que el conductor no estará en el asiento trasero leyendo el periódico o viendo una película en la tablet, sino que tendrá que estar siempre atento a lo que pueda suceder.

Quién se hace cargo si el vehículo autónomo tiene un accidente

Hay otro punto de fricción entre fabricantes y legisladores y es quién va a hacerse cargo si sucede un accidente. Es decir, quién asumirá la responsabilidad legal en esos casos. El tema para muchos está claro, es evidente que si no está conduciendo no se le puede llamar conductor y si no es el conductor tampoco podría asumir la culpa.

Por eso la conclusión para muchos es que si el producto falla, como sucedería con cualquier otro, el responsable sea el que fabricó dicho producto. Esto no es ninguna novedad ya que ocurre con otros muchos artículos.

Volvo asumirá los gastos de accidentes de sus coches autónomos

Ahora Volvo una compañía siempre involucrada en mejorar la seguridad de sus vehículos se ha comprometido a aceptar todas las responsabilidades, al menos así se ha manifestado el CEO de la empresa, Hakan Samuelsson. Lo hará por supuesto si en el momento del accidente el coche está funcionando en modo autónomo y nunca si hay una persona en ese instante a los mandos del vehículo.

Para muchos esto es algo tan natural que no tendría que crear ninguna clase de polémica, ya que cuando llegue el momento de que los coches autónomos salgan a carretera si tienen cualquier clase de problema es siempre el fabricante el que tendría que responsabilizarse de lo ocurrido. Sin embargo la lógica no siempre funciona ya que la mayoría de los fabricantes de este tipo de vehículos han preferido guardar silencio sobre el tema. Tan solo se han pronunciado, de una manera similar a la de Volvo, Google y Mercedes-Benz que afirman que ellos también están dispuestos a correr con todos los gastos que genere cualquier accidente en el que se ve implicado su vehículo siempre y cuando esté funcionando en modo autónomo.

La seguridad del vehículo autónomo de Google

Siguiendo con la seguridad de los coches autónomos hemos conocido como el de Google podría estar en peligro. Estos vehículos cuentan con un ojo colocado en la parte de arriba que puede visualizar todo lo que tiene a su alrededor ya que es capaz de girar 360º. Su nombre es LIDAR, Light Detection and Ranging, que es utilizado para conocer las distancias ya que las mide utilizando un fuerte haz de luz láser con el que consigue crear un mapa en 3D de todo lo que hay alrededor del coche.

Ahora un investigador experto en seguridad ha comprobado que con un puntero laser y un generador de pulsos se puede engañar a este sistema de seguridad provocando que tenga un accidente.

Sin duda un tema serio al que Google tendrá que ponerle remedio.

Dejar respuesta