La verdad es que el anhelo que todos tenemos en los últimos tiempos por compartir cada minuto de nuestra vida no es en sí mismo malo, siempre y cuando aquellos a los que destinamos todos esos instantes de nuestra existencia no se sientan abrumados. Sin embargo, ese afán por plasmar todo lo que nos sucede hay veces que resulta muy molesto para los demás, por ejemplo son muchos los sitios públicos que han prohibido el uso de los palos para hacer selfies porque resultaban molestos y peligrosos para los que se encontraban alrededor de su usuario. Más grave aún es alguna noticia que hemos conocido de como personas que intentaban hacerse una fotografía han perdido la vida al no percatarse de que estaban cometiendo una imprudencia, como acercarse demasiado a un precipicio. Ahora hemos conocido una nueva moda que puede ser también una gran temeridad y es hacerse un selfie al volante, sin duda una muy mala idea.

Selfie al volante, la última temeridad de nuestros conductores
Selfie al volante, la última temeridad de nuestros conductores

Los selfies están por todas partes

Todos sabemos que un selfie es la auto fotografía de toda la vida, que aunque no se acaba de inventar ni mucho menos, si tiene cada vez más presencia en nuestra sociedad. Nos hacemos fotos solos, con nuestra familia o amigos, o realizando cualquier actividad. Lo que hasta hace algunos años se hacía con una cámara de fotos y muchas dificultades, ahora se utiliza siempre el móvil. Una herramienta mucho más eficaz, porque además lo llevamos a todas partes. Incluso se ha inventado el palo de selfie, que es un artilugio que facilita la tarea, ya que nos permite que el móvil tenga un mejor ángulo para realizar la fotografía. Sin embargo, el tema ha degenerado a unos niveles que pensamos que cualquier momento es bueno para inmortalizarlo, de ahí la moda que comentábamos de hacerse un selfie al volante.

El selfie al volante una nueva preocupación para la Dirección General de Tráfico

La Dirección General de Tráfico tiene una nueva preocupación. No es nuevo que a la DGT le inquieta lo que hacemos con nuestro teléfono móvil. Muchas son las imágenes que hemos visto ya captadas por ellos, en las que podemos observar a conductores que envían mensajes o contestan llamadas con el coche en marcha. Pero ahora también han detectado que empieza a ponerse de moda el selfie al volante. Parece que las muchas campañas que se han hecho para concienciarnos acerca del uso de los smartphones en carretera no han tenido el efecto deseado. No podemos olvidar que este dispositivo es una de las principales distracciones de los conductores, con terribles consecuencias.

Un 3% de los conductores admite haberse hecho un selfie al volante

La inquietud de la DGT por el tema no es infundada, ya que el hecho de que los conductores cometen la imprudencia que estamos comentando ha quedado plasmado en diferentes investigaciones. Por ejemplo, la aplicación Wazypark ha elaborado un estudio en el que recoge los diferentes hábitos en la carretera. Uno de los datos que podemos extraer es que un 3% de todos los conductores españoles admite haberse hecho alguna vez un selfie al volante. Pero es el único dato preocupante, un 40% de todos ellos reconoce haber cometido algún tipo de infracción mientras circulaba por nuestras carreteras.

Por desgracia las sorpresas desagradables no se quedan ahí, puesto que de todos esos conductores que manifiestan haber cometido una infracción, un 30% de ellos reconocen que era totalmente conscientes de que lo que estaban haciendo estaba prohibido por las autoridades. Lo que quiere decir que lo realizaron conscientemente.

Si queremos extraer algún dato positivo de la investigación podemos encontrarlo en que el 84% de todos los participantes se consideran una persona tranquila al volante, mientras que un 12% se ven algo impulsivos y solo un 3% agresivos.

Otras infracciones con el móvil además del selfie al volante

Pero no solo los conductores cometen la imprudencia de realizarse un selfie al volante, también un 30% de los encuestados admitió haber utilizado alguna vez el teléfono mientras conducía bien para atender una llamada o para enviar o leer un mensaje.

Pero también hay vida, y por desgracia infracciones, más allá de las nuevas tecnologías, el estudio apunta a que son las que tienen que ver con el aparcamiento las que más multas les cuestan a los conductores, más del 60% de todas las que reciben. De todas ellas, más de la mitad son por no haber sacado el ticket de la hora, en las zonas de aparcamiento regulado y un 30% de ellas por aparcar en doble fila.

Sin duda son datos nada alentadores, no solo porque hablamos de infracciones y multas, sino por la cantidad de conductores que son conscientes de que están haciendo las cosas mal.

Por todo ello, lo visto en este artículo debe servir para hacernos meditar a todos. No dejes de hacerlo, están en juego vidas humanas.

Dejar respuesta