El verano es tiempo de playa, de piscina, de sol, de descanso…y también de robos. Los amigos de lo ajeno hacen su agosto, nunca mejor dicho, aprovechando que las casas se quedan vacías y sin vecinos a su alrededor. Pero este tipo de delitos no solo se cometen en las viviendas, también los coches son víctimas de los ladrones. Ahora hemos conocido un nuevo método que utilizan para llevarlo a cabo y que te conviene conocer para evitarlos. En Bilbao se están produciendo robos de vehículos empleando inhibidores de frecuencia. Te contamos cómo los llevan a cabo.

Robos de vehículos con inhibidores de frecuencia
Robos de vehículos con inhibidores de frecuencia

Aumento de los robos de vehículos en Bilbao

En el pasado mes de julio en Bilbao aumentaron los robos nada más y nada menos que un 45% en relación a los producidos en el mismo mes del año 2014. Como principal responsable del aumento de este tipo de delitos señalan a un nuevo método empleado, los inhibidores de frecuencia.

Así lo ha asegurado Toño Nieto, quien es el jefe de Protección Ciudadana de la Comisaría de la Policía vasca en Bilbao. Estos robos se han producido principalmente en el Ensanche de Abandoibarra y en los alrededores tanto del Museo Guggenheim como del estadio de Futbol San Mamés.

Cómo son los robos de vehículos con los inhibidores de frecuencia

Gracias a la técnica empleada cuando el dueño llega al vehículo no percibe lo que ha sucedido puesto que no han ocasionado daños externos al coche, puesto que no han necesitado ni forzar las cerraduras ni romper un cristal. Tampoco han llamado la atención de los transeúntes.

Llegado a este punto puede que te estés preguntando cómo funcionan realmente los inhibidores de frecuencia a la hora de efectuar los robos de vehículos. Es muy sencillo, cuando el propietario del coche emplea el mando a distancia para cerrarlo los ladrones utilizan el inhibidor para evitar que consiga su propósito y de esta forma el vehículo se queda abierto.

Una vez conseguido su objetivo solo tienen que esperar a que el dueño se haya alejado del coche para proceder al robo. No llaman la atención en ningún momento ya que penetran en el vehículo simplemente abriendo la puerta o el maletero. Una vez en el interior ya pueden hacer lo que quieran y llevarse todo lo que se encuentre en el coche.

Además generalmente los ladrones eligen a su víctima de manera aleatoria, eso sí procuran que sea en zonas con mucho tránsito. En un principio esta clase de robos pasaron desapercibidos ya que no se conocía cómo los estaban llevando a cabo, solo percibieron que había existido en julio un considerable repunte en los robos de vehículos pero que el modus operandi era diferente. Por eso decidieron investigar.

La investigación para conocer el origen de los robos de vehículos

La Eztzaintza comenzó entonces una ardua investigación para conocer cómo se estaban realizando estos robos puesto que eran diferentes a otros, además contaban con otra particularidad y es que no existían testigos de lo sucedido. Así que decidieron que el mejor modo para averiguar qué había sucedido era realizar la investigación a pie de calle.

Fue entonces cuando encontraron un testigo de lo acontecido que fue vital para desentrañar el misterio de como se estaban produciendo este tipo de robos. Cuentan como una persona declaró que había visto como mientras alguien estaba vigilando, otras dos estaban robando un coche. Narró cómo había observado que mientras el dueño del coche había tratado de cerrarlo los cacos tenían un mando en la mano que pulsaron al mismo tiempo. Se trataba de un inhibidor de frecuencia.

Se dieron cuenta de que habían descubierto una manera de robar de la que no había registros previos en Bilbao y que por tanto desconocían por completo.

Un caso concreto

Estaba claro que algo había sucedido en la ciudad porque el aumento en los robos producidos en el mes de julio había sido espectacular, más de 100 con respecto al 2014. Cuentan el caso de una pareja que a la vuelta de sus vacaciones aparcó su coche un par de minutos para subir parte de su equipaje a casa, cuando bajaron les habían robado todo lo que tenían en el turismo, ya no quedaba ni una sola maleta. Para los investigadores está claro que utilizaron un inhibidor para perpetrar el robo.

Consejos para evitar este tipo de robos de vehículos

Las autoridades recomiendan estar muy atentos a todo lo que sucede alrededor y sobre todo cerciorarse de que el coche queda siempre cerrado. Es decir nada de dar por sentado que los hayamos cerrado al pulsar el mando, una operación que a veces hacemos mientras nos damos la vuelta. Hay que asegurarse siempre de que el turismo quedé perfectamente cerrado. Además es fundamental que intentemos no dejar cosas de valor en el interior del coche y mucho menos a la vista.

Aunque se haya tenido constancia de este tipo de robos en Bilbao, nos puede suceder en cualquier lugar, así que mucho cuidado. 

Dejar respuesta