¿Quién no ha tenido alguna vez un problema con la batería del coche? Y es que dejarse las luces o la radio encendidas no es algo tan extraño entre los conductores y este tipo de despistes pueden acabar agotando la fuente de energía e impidiendo que podamos arrancar el coche. Pero además, una batería tiene una vida media de cinco años por lo que con el tiempo también puede empezar a fallar. Si se descarga, te quedarás tirado y es muy probable que necesites ayuda para volver a emprender la marcha.

Lo primero que debes saber si te encuentras en esta situación es que a través de tu seguro tienes derecho a asistencia en carretera por lo que pueden venir a ayudarte. Pero si no tienes teléfono y no puedes contactar con tu seguro, siempre hay maneras de arrancar un coche. Lo más conveniente es que tengas pinzas para poder cargarlo, pero si no tienes pinzas a mano también hay trucos que pueden resultarte útiles. Aunque no debes abusar ya que el catalizador podría estropearse porque el carburante sale del escape sin quemar. Así que es importante que solamente lo hagas en caso de urgencia.

Cómo utilizar las pinzas

Intenta tener unas pinzas siempre en el coche para estas situaciones, especialmente si tu coche tiene ya varios años. Cuanto más largo sean los cables de arranque, más fácil te resultará colocarlos, ya que no necesitarás hacer tantas maniobras. Además intenta que las chapas de ambos vehículos se toquen ya que esto puede provocar un cortocircuito y hacer que salte alguna chispa.

1. Por seguridad, antes de realizar el puente entre las baterías, apaga por completo el interruptor de arranque de ambos coches y echa el freno de mano.

2. Una vez hayas localizado las baterías, identifica los bornes positivo y negativo. Coloca el cable rojo en el borne positivo de la batería del coche cargado.

3. Coloca la pinza del otro extremo del cable rojo en el borne positivo de la batería del coche descargado. Asegúrate de que quedan bien sujetos para que no se suelten.

4. Coloca el cable negro en alguna parte metálica del bastidor, del chasis o del propio bloque del motor del coche descargado. Asegúrate de que los cables no rocen con ningún mecanismo que se ponga en movimiento al arrancar el motor.

5. Arranca el motor del coche que tiene la batería cargada, acelera un poco y mantenlo funcionando durante unos minutos para que la batería cargue bien. De esta forma, evitarás que el coche haga un sobre esfuerzo cuando arranques.

6. Retira las pinzas del coche en el orden inverso a cómo las colocaste.

7. Una vez hayas arrancado, aceléralo un poco y mantenlo funcionando algunos minutos y si es posible circula varios kilómetros para que recupere la carga y no dé más problema.

Cómo arrancar el coche sin batería

Aunque no es la opción más recomendable, si te encuentras en situación de emergencia, puedes recurrir a este truco. Para arrancar un coche sin batería puedes hacerlo tú mismo si estás en una pendiente. De lo contrario necesitarás ayuda para empujar el coche. Estando en pendiente, el propio coche empezará a avanzar si sueltas el freno, pero si estás en llano necesitarás que alguien te dé un empujón. El único inconveniente es que si la batería está completamente descargada, no podrás arrancarla con este método.

1. Pon el coche en punto muerto y acciona el contacto. Después suelta el freno de mano y si sigues la pendiente, el coche comenzará a andar. Si estás en llano, al empujar hay que ser muy cuidadoso, ya que hasta que el motor arranque es posible que el freno esté muy duro, con lo cual es posible que no funcione.

2. Una vez que hayas conseguidos poner en marcha el vehículo en pendiente, espera a alcanzar una velocidad de 10 kilómetros por hora y entonces pisa el embrague hasta el fondo y mete la segunda marcha.

3. Luego suelta el embrague con normalidad y la propia inercia hará que el motor se ponga en marcha. Durante el trayecto el coche cogerá algo de carga, lo cual te permitirá conducir con normalidad. No obstante, te recomendamos que lleves una conducción suave y evites paradas innecesarias.

En cualquiera de los dos casos, no está de más que a pesar de haber arrancado el vehículo, acudas a tu taller habitual para que compruebe el estado de la batería para saber si está estropeada. Y recuerda que arrancar el coche sin batería debe ser siempre el último recurso pues corres el riesgo de estropear el catalizador, una avería que puede costar más de 500 euros.

Dejar respuesta