diagnosis para coches
diagnosis para coches

Comprar un coche es una de las inversiones más importantes que hacemos, es verdad que no se puede equiparar a la de la compra de una vivienda pero no por ello es menor. Además debemos tener en cuenta que dentro del coche ponemos nuestra vida y la de aquellos que nos acompañan. Por eso es fundamental que nos aseguremos de que nuestra adquisición es la adecuada tanto desde un punto de vista económico como en el aspecto de la seguridad. Cuando compramos un vehículo nuevo esto resulta más sencillo, ya que barajamos un modelo u otro, según nuestras posibilidades monetarias, y a nivel de seguridad estamos convencidos de que cumplen con toda la normativa. Pero esto cambia cuando nos enfrentamos a la adquisición de uno usado. Una vez que tenemos claro el presupuesto con el que contamos, hay que comprobar que la compra esté en un estado óptimo. Por eso te vamos a mostrar que tener en cuenta en las pruebas de diagnóstico para coches de segunda mano.

1. Exterior del vehículo

Hay que mirar con detenimiento el exterior del coche que vayamos a adquirir. Tenemos que ver si tiene golpes importantes. Trata de comprobar si hay asimetrías, como un faro más alto que otro o el capo ajusta mejor en un lateral, puede ser indicio de un accidente grave y mal reparado. Cuando abras el capó comprueba si los anclajes o soladuras son distintos entre ellos que pueden detectar una reparación. También el estado general de la chapa, arañazos y abolladuras, que puedes utilizarlas para reducir el precio de compra.

2. Dentro del capó

Comprueba si hay fuga de aceite, si la mecánica está muy limpia o muy sucia. Enciende el motor y si al arrancar tiembla demasiado puede querer decir que hay algo roto en él. Pide al dueño que gire en ambos sentidos la dirección. Si suena un ruido extraño puede significar que el nivel de líquido de la servodirección está bajo lo que indica que puede haber una fuga. Comprueba que los guardapolvos y las rótulas de la dirección y en general todas las partes están en buen estado.

3. Discos de freno

Si discos de freno si tienen el borde brillante y en relieve puede hacernos ver que hay un alto desgaste. Si esto sucede y no tiene muchos kilómetros, puede ser que sea debido a que el conductor usa mucho el freno o corre demasiado, sin descartar que el kilometraje esté alterado.

4. Maletero

Cuando la moqueta del maletero se encuentra muy desgastada o manchada significa que el coche habitualmente va muy cargado. Comprueba el vano de la rueda de repuesto, si hay humedades o hay partes oxidadas, puede ser prueba de que el maletero no cierra bien o que entra agua a través de alguno de los pilotos traseros. Ambos nos pueden mostrar un golpe mal arreglado. Aprovecha para preguntarle al propietario si el vehículo conserva el gato y el resto de herramientas, si no están puedes pedir que rebaje algo el precio.

5. Interior del vehículo

Cuando estés dentro del coche comprueba que debajo de los asientos y las alfombrillas no hay cristales. Si los encuentras, pregunta al vendedor sobre su origen, puede ser debido a un robo o un accidente. Aprovecha para comprobar cómo funcionan los sistemas eléctricos del coche. Sube y baja las lunas, abate los asientos, prueba que funciona el aire acondicionado, los limpiaparabrisas, la radio y en general todo con lo que cuente el auto.

6. Kilometraje

Uno de los problemas que nos podemos encontrar cuando compramos un coche de segunda mano es que se haya manipulado el kilometraje. No es que tengamos que descartar automáticamente la compra de un vehículo con muchos kilómetros, pero no deseamos ser engañados. Comprueba que si marca pocos kilómetros y el volante, los pedales o el pomo del cambio están muy desgastados, pudiera ser una señal de alerta. Cuando es el pedal del embrague el que está más desgastado por el lado izquierdo suele ser porque el conductor deja apoyado el pie mientras conduce. Puede estropear el embrague y el arreglo tiene un coste elevado.
7. Aceite

Con el motor caliente quita la tapa del aceite para ver si sale humo. Coloca la mano encima y si tiene mucha presión mala señal. Significa que el motor está desgastado causando que la comprensión del cilindro se traslade al catéter y mediante la ventilación suba hasta la tapa de balancines.
Ahora ya sabes qué tener en cuenta cuando vayas a comprar un vehículo de segunda mano. Es importante que aunque tú mismo le realices estas comprobaciones que su dueño te permita llevarlo a un taller, tendrás que pagar la revisión, pero merece la pena la tranquilidad que te aportará. Lo más importante, si el coche no está en buen estado, aun si parece una gran oportunidad, piénsatelo muy bien.

Dejar respuesta