Patrimonio de ocasión, o cómo los españoles han multiplicado la propiedad de vivienda y coche de segunda mano

A raíz de la crisis, y aún en el momento actual de recuperación económica, los españoles buscan alternativas para construir o renovar su pequeño patrimonio, con dos imprescindibles: la casa y el coche. Las estrecheces económicas han multiplicado las compras de vehículos y viviendas de segunda mano con respecto a los que están por estrenar. Y es que los españoles, en su afán por ser propietarios de algo, optan por un “patrimonio de ocasión”.

La venta de vehículos usados duplica la de nuevos, mientras que en vivienda dos de cada tres operaciones son de ocasión
La venta de vehículos usados duplica la de nuevos, mientras que en vivienda dos de cada tres operaciones son de ocasión

Por un lado, a la hora de comprar el primer coche o renovar el que ya tenemos, los españoles eligen cada vez más el mercado de ocasión. Así, si en 2007 la venta de coche nuevo y de ocasión estaba casi a la par, en la actualidad este último representa ya prácticamente el doble, según datos de Ganvam. Una distancia que podría ser más abultada si no llega a ser por las distintas ediciones del Plan PIVE que incentiva solo la compra de nuevos.

Además, el contexto económico también determina el vehículo de ocasión más demandado. En concreto, si antes de la crisis la media de edad estaba en los cinco años, ahora ronda los siete años y medio. El motivo no es otro que el incremento de la demanda de vehículos “mileuristas”, más económicos y con más facilidades de pago, incluso al contado, que superan fácilmente los 100.000 kilómetros de media.

De hecho, esa hipersensibilidad al precio motivó que el importe de los coches de ocasión cayera un 10% entre 2007 y 2012, según el ‘Observatorio Europeo de Precios’ de AutoScout24. Sin embargo, a partir de los primeros signos de mejora económica, los precios recuperaron posiciones hasta cerrar 2014 en una media de 13.230 euros, un 7% más que durante los años más duros de la crisis. Y es que el conductor, ante una mejor perspectiva económica, pone sus miras en los coches seminuevos o jóvenes, y empieza a dejar de lado la opción más barata.

La otra VO

El otro imprescindible en este patrimonio de ocasión es la vivienda, que al ser de segunda mano disfruta de un precio más asequible y una tributación inferior a la nueva. Tal es el impulso a la vivienda de ocasión, que si antes de la crisis la relación de venta de usada y nueva estaba cercana a la paridad, en la actualidad dos de cada tres operaciones que se firman corresponden a casas de segunda mano. De hecho, la vivienda usada está actuando como motor de crecimiento del mercado,  con una subida hasta agosto del 8,7% interanual, según datos del Consejo General del Notariado.

Según el director general de AutoScout24, Gerardo Cabañas, “el coche conforma junto con la casa el patrimonio estándar de los españoles y no queremos renunciar a él, ni siquiera en épocas de crisis. De hecho, es muy significativo que prácticamente nueve de cada diez conductores quieren ser propietarios de su vehículo. Simplemente existen alternativas más asequibles en precio y donde es posible mantener un nivel de calidad y prestaciones. Y el mercado de ocasión, ya sea en vehículo o en vivienda, colma muchas de estas aspiraciones”.


 

Dejar respuesta