Como no podía ser de otra manera seguimos conociendo nuevos datos sobre el escándalo en cuanto a las emisiones contaminantes de Volkswagen. Como a estas alturas ya casi todo el mundo sabe la empresa alemana manipulo el software de sus vehículos para que pudieran pasar los controles en cuanto a emisiones, cuando sus vehículos eran mucho más contaminantes de lo que estas pruebas parecían indicar. Ahora ha transcendido que los ingenieros de Volkswagen reconocen que empezaron a manipular los motores desde el año 2008.

Ingenieros de Volkswagen responsables del escándalo
Ingenieros de Volkswagen responsables del escándalo

Los ingenieros de Volkswagen pretendían cumplir con el presupuesto

Los ingenieros de Volkswagen encargados del desarrollo del motor EA 189 desde el 2005 cuentan como comprobaron que era imposible respetar al mismo tiempo los límites de costes y de emisiones y que por ese motivo decidieron instalar el controvertido software para engañar a las autoridades. En su opinión utilizaron esta treta para impedir que se parase un proyecto que para la compañía era imprescindible. Esto es al menos lo que ha asegurado el diario alemán Bild.

Los ingenieros de Volkswagen se hacen responsables del caso

Diferentes ingenieros de Volkswagen han llegado a reconocer que son ellos los responsables de haber manipulado los motores diésel de los coches. El mencionado diario, que no cita sus fuentes ni por supuesto desvela la identidad de estos empleados, afirma que los trabajadores reconocieron haber decidido instalar este software para trucar las emisiones desde el año 2008.

No se sabe quién da la orden a los ingenieros de Volkswagen

Según parece quienes están llevando la investigación a nivel interno ya han recibido las primeras confesiones. Tal y como publica Bild diferentes ingenieros han declarado haber instalado el software manipulado en el 2008, además muestra como estas confesiones han sido sacadas de la auditoria interna de Volkswagen, pero no se conoce quien o quienes habrían dado la orden de trucar estos vehículos. Por su parte la compañía alemana ha dicho que no va a comentar informaciones de ese tipo y que serán ellos mismos los que comuniquen datos reales tan pronto como cuenten con ellos.

Seguimos con lo publicado, que muestra como los ingenieros de Volkswagen que se dedican al desarrollo de motores en la central del Grupo en Wolfsburgo situada al norte de Alemania contaron que cuando se comenzó a trucar estos coches se estaba a punto de empezar a fabricar en serie el cuestionado motor EA 189.

Los ingenieros de Volkswagen toman la decisión

Los ingenieros de Volkswagen confesaron que era técnicamente imposible compaginar la fabricación de dichos motores con respetar los límites de emisiones de gases contaminantes circunscribiéndose a los duros presupuestos con los que contaban para tal fin. Sería ese el motivo para empezar a utilizar el software trucado para impedir que un proyecto tan vital para la empresa se tuviera que detener. A partir de ese momento se continúa con los planes establecidos para fabricar ese motor tanto para el mercado estadounidense como a nivel mundial.

A qué compañías pertenecen los softwares manipulados

Parece ser que el software manipulado además de a la compañía Boch también pertenece a Continental, que son los encargados de los motores más pequeños de 1,6 litros, aunque un portavoz de esta última ha manifestado lo siguiente:

No tenemos indicios de que nuestra tecnología haya sido manipulada. El software que suministramos no está en condiciones de manipular valores de emisiones.

Además se ha publicado que con el software de Bosch sería suficiente realizar una actualización del sistema en el taller, no así con el sistema de Continental, que sería más complicado y por tanto más costoso porque habría que cambiar los inyectores.

Los ingenieros de Volkswagen responsables

Asimismo se indica que las investigaciones de momento no han mostrado ningún indicio sobre que el ex presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, tuviera conciencia de lo que estaba sucediendo, aun así como sabemos se ha visto obligado a dimitir a consecuencia de todo lo que ha ocurrido. Se cree que sí que estaba al tanto de lo ocurrido y que incluso dio la orden uno de los colaboradores más cercanos al que fuera el máximo responsable de la compañía, se trata de Ulrich Hackenberg.

El Grupo Volkswagen hace responsable de este asunto a un pequeño grupo de personas, entre los que se encontrarían precisamente los ingenieros de Volkswagen. Por lo tanto el nuevo presidente, Mathias Müller, ha decidido suspender a algunos empleados. Se cree que unos diez, entre los que se encontraría el jefe de actividades e investigación y desarrollo de la filial del Grupo, Audi.

El asunto ha tenido tanta trascendencia a nivel mundial y por supuesto en Alemania, que la propia canciller alemana, Angela Merkel, se ha manifestado al respecto en una entrevista radiofónica en la que ha dicho lo siguiente:

Creo que la reputación de la economía alemana y la confianza en la economía alemana no se han visto sacudidas por esto hasta el punto de que no seamos considerados un buen lugar para los negocios.

Estaremos atentos a nuevos datos.

Dejar respuesta