La semana pasada supimos que el fabricante japonés de componentes Takata ha aceptado llamar a revisión a más de 33 millones de vehículos en Estados Unidos, la mayor de la historia. Ahora hemos conocido que el prestigioso fabricante de coches General Motors habría mantenido en secreto un grave defecto de sus vehículos.

General Motors, un fallo que podría estar detrás de más de 100 muertes

Se ha conocido que General Motors ha ocultado durante años un fallo en el sistema de ignición de sus coches lo que pudiera estar detrás de más de 100 muertes. Lo más grave no es que no comunicara el tema sino que tampoco hizo nada por ponerle solución. Se estaría negociando en estos momentos un histórico y millonario acuerdo, para que la compañía pague una multa por no haber comunicado el fallo a los dueños de los más de 2,6 millones de vehículos implicados.

El defecto de los vehículos de General Motors

No fue hasta el mes de febrero del pasado 2014 cuando General Motors decidió empezar a localizar estos vehículos antiguos para tratar de solventar el problema. Lo que sucedía es que el coche se apagaba de manera súbita mientras circulaba. Las causas, desde el peso del llavero que portaba la llave hasta un trazado irregular de la calzada. En aquel momento tuvo que pagar una multa de 35 millones de dólares amen de hacerse cargo de los costes de las reparaciones. Asimismo tendrá que hacer frente a las demandas individuales de los afectados por el problema.

General Motors
General Motors

Las explicaciones de General Motors

La investigación interna que realizó General Motors achacó el defecto a un grupo de empleados que no habían comunicado el fallo y que fueron automáticamente despedidos. Asimismo crearon un fondo de compensación con un abogado al mando especializado en indemnizaciones masivas que ya ha reconocido que se han dado 104 muertes. Se piensa que la multa que ahora tendrá que abonar estará por encima de los 1.200 millones que se le impusieron a Toyota también en 2014 por no haber atendido un defecto en sus coches que ocasionaba aceleraciones involuntarias, lo que se tradujo en centenares de accidentes.
Sin duda una mala noticia para el gigante estadounidense a quien no le agradará batir este tipo de records.

Dejar respuesta