Cuando nos presentamos al examen de conducir práctico lo hacemos cargados de ilusiones e imaginando cómo va a ser nuestro primer coche. Por eso si no aprobamos finalmente es una gran desilusión que no nos tomamos nada bien. Pero incluso aunque pensemos que se ha cometido una injusticia con nosotros en ningún caso queda justificado que reaccionemos mal. Eso es precisamente lo que sufren los examinadores de Tráfico que son agredidos por alumnos, por eso llevan un tiempo con huelgas parciales.

Examinadores de Tráfico en huelga por las agresiones que sufren
Examinadores de Tráfico en huelga por las agresiones que sufren

Cuarta semana de huelga de los examinadores de Tráfico

Los examinadores de Tráfico vivieron ayer su cuarta semana de huelga parcial indefinida. Como llevan haciendo desde el pasado 14 de septiembre cada día a mitad de mañana dejan de examinar para protestar por el creciente en el número de agresiones que están viviendo como colectivo por parte de algunos alumnos que no se muestran conformes con el resultado de su examen. De hecho al término de este mes tienen previsto manifestarse en Madrid con el objetivo de reclamar una mayor seguridad y también que se revisen al alza sus sueldos.

Los examinadores de Tráfico informan del resultado directamente

Señalan como punto de inflexión para este aumento en las agresiones físicas el año 2013 cuando empezaron a ser quienes comunicaban al examinado en el interior del vehículo si había o no superado la evaluación. Antes lo que se hacía era permitir al examinador pasar una nota a los profesores de la autoescuela. Sin embargo ahora tienen que explicar ellos mismos al alumno los errores cometidos.

Esto ha motivado que algunos sufran la ira de los suspendidos, que responden insultando al examinador de Tráfico o incluso agrediéndole físicamente. Asuntos de tal gravedad que algunas ocasiones han llegado hasta los tribunales.

Manuel Santiago que el coordinador nacional de Tráfico del sindicato CSI-CSIF ha comentado lo siguiente sobre este tema tan preocupante:

Las agresiones se han disparado desde que los examinadores tienen la obligación de comunicar el resultado de la prueba in situ. La solución es muy sencilla: que la Dirección General de Tráfico (DGT) nos deje dar las notas 24 horas después del examen, como se hace en Francia.

Los examinadores de Tráfico están hartos de la situación

Los examinadores de Tráfico afirman estar literalmente hartos de esta situación por lo que han decidido que van a mantener este paro diario de 3 horas hasta que consigan llamar la atención de la DGT.

Calculan que hasta el 70% de todos estos funcionarios están siguiendo la huelga. Se quejan de que cuando se realizan los exámenes teóricos ya no se dan las notas al momento para tratar de evitar que los alumnos dañen el mobiliario y los ordenadores del centro al ser suspendidos. De hecho se registraron casos de algunos que golpearon las pantallas o se llevaron el lápiz óptico con el que marcaban las respuestas. Pero señalan que no les importa si ellos se llevan la cara rota a casa.

Más de 20 denuncias de los examinadores de Tráfico en 2014

El año pasado se registraron más de 20 denuncias de agresiones en toda España de tanta gravedad como las que nos relata el propio De Santiago:

Algunas de ellas muy graves, como la que sufrió un compañero de Bilbao al que un alumno intentó acuchillar tras conocer el resultado del examen. En Granada un profesor de autoescuela se tiró al cuello de otro examinador descontento con la evaluación que había realizado a sus clientes. Las palizas, los puñetazos, las amenazas y los insultos son constantes. La mayoría ni se denuncian. Sería cómo si un árbitro tuviera que denunciar a todo los espectadores de un campo de fútbol por los insultos que recibe.

Los examinadores de Tráfico trabajan en zonas aisladas

Comentan los examinadores de Tráfico como la mayoría de este tipo de actos violentos suceden en zonas aisladas que se encuentran lejos de los núcleos urbanos de población. Por ejemplo en Barcelona se realizan los exámenes en polígonos industriales a los que el examinador tiene que acudir solo y sin ninguna clase de seguridad.

Lamentan que a pesar de todas las agresiones la DGT no parece dispuesta a cambiar la forma en la que los examinadores de Tráfico entregan la evaluación del alumno, de ahí la intención de manifestarse en Madrid como forma de presionar aún más a este organismo.

La huelga de los examinadores de Tráfico se está dejando sentir especialmente en Barcelona, Sevilla, Valencia, Santander, Pamplona, Toledo o Badajoz. En cuanto a Madrid, en esta ciudad se cuenta con la ventaja de que las pruebas se hacen cerca del centro de exámenes de Móstoles, un lugar vigilado en el que es más complicado que se produzca una agresión. Por este motivo en la capital de España el seguimiento de la huelga se puede considerar que está siendo mínimo.

Un tema al que debe encontrarse una solución que proteja a los examinadores de Tráfico.

Dejar respuesta