Parece que Volkswagen de momento solo está preocupado por sus clientes estadounidenses, ya son los únicos que han recibido un oferta para compensar el daño ocasionado por la manipulación del software de los motores de sus vehículos. Hemos conocido como ha ofertado a sus clientes en Estados Unidos una primera compensación para paliar en cierta medida los efectos del escándalo Volkswagen.

Escándalo Volkswagen, 1.000 dólares para los afectados norteamericanos
Escándalo Volkswagen, 1.000 dólares para los afectados norteamericanos

Escándalo Volkswagen decide regalar 1.000 a los propietarios norteamericanos

Volkswagen ha decidido regalar a todos los propietarios de un vehículo afectado por el espinoso asunto de la manipulación de las emisiones de gases 1.000 dólares. De esta cantidad 500 se podrán gastar en alguno de los concesionarios de la compañía y los otros 500 dólares en una tarjeta Visa para que hagan el uso que deseen. Asimismo, les va a conceder tres años de asistencia en carretera gratuita.

No sabemos si porque el escándalo Volkswagen estalló en Estados Unidos o porque conocen que todo lo que sucede en este país tiene una mayor repercusión a nivel mundial, pero lo cierto es que estas compensaciones de momento solo serán para los clientes estadounidenses y también para los canadienses.

Mientras tanto el presidente de la federación de asociaciones de protección del consumidor, Klaus Müller ha comentado al respecto de esta indemnización que sería lo mínimo para compensar a los usuarios alemanes afectados.

Por qué ante el escándalo Volkswagen toma medidas en Norteamérica

Aunque el Grupo se empeña en insistir en que está tratando de desarrollar un paquete de medidas individual para cada uno de los mercados, para los expertos esta maniobra del fabricante alemán estaría pensada para mejorar sus ventas en Norteamérica.

Hay que tener en cuenta que en esa zona las ventas ya habían bajado antes de que estallara el escándalo Volkswagen por lo que se espera que a raíz de todo este asunto la situación para la compañía pueda incluso empeorar. Por lo que en buena medida lo que quieren es frenar la sangría.

De lo contrario no se entendería que hayan decidido actuar primero en Estados Unidos donde “solo” hay 482.000 vehículos afectados que en Europa, donde la cifra sube hasta los 8,5 millones de vehículos.

Escándalo Volkswagen: confesiones de más ingenieros

En la edición del pasado domingo del diario alemán Bild se publicaban nuevas confesiones de más ingenieros del Grupo Volkswagen. En ellas reconocían que habían manipulado los datos de las emisiones de dióxido de carbono con métodos tan básicos como aumentar la presión de los neumáticos o mediante mezclar el aceite del motor con el diésel para que los vehículos consumieran menos combustible.

Escándalo Volkswagen: 540.000 vehículos necesitarán grandes cambios

Hasta el momento conocíamos el dato, comunicado por las autoridades alemanas, de que se iba a reclamar que el fabricante revisará un total de 2,4 millones de vehículos afectados por la manipulación. Pero ahora hemos conocido también que según la Oficina Federal de Vehículos Motorizados de todos ellos 540.000 necesitarán ser sometidos a grandes cambios técnicos. Son aquellos que cuenten con un motor de 1,6 litros. Algo que correrá a cargo del Grupo Volkswagen por lo que las pérdidas no dejan de crecer.

Lo que no se conoce con exactitud es la inversión que será necesaria en estos vehículos para solucionar el problema, la compañía de momento no ha confirmado este hecho. Algo que no debe sorprendernos ya que desde un principio ha optado por permanecer en silencio más que por explicar en detalle cómo ha podido suceder algo así, sin que nadie tomará medidas para parar el asunto.

Escándalo Volkswagen: destinados 6.700 millones

Conocemos que el fabricante alemán ha preparado un fondo de 6.700 millones de euros para reparar los vehículos afectados. Un proceso al que se le dará inicio el próximo mes de febrero. En esta primera fase se ocuparán de los coches que tienen un problema menos grave, es decir de aquellos a los que solo hay que cambiar el software.

Pero Volkswagen también ha confirmado que la solución para el resto de coches no llegará antes de septiembre de 2016. Esto es debido a que necesitan ciertos avances técnicos que no estarán preparados hasta dicha fecha.

Como ya sabemos la semana pasada el escándalo Volkswagen dio un nuevo giro, ya que conocimos como también se habían trucado las emisiones de dióxido de carbono por lo menos 800.000 coches.

Este tema tiene aún más gravead, puesto que esta emisión está directamente relacionada con el cambio climático, por lo que la repercusión puede afectar incluso a la pérdida de las ayudas gubernamentales para la compra de estos coches, algo que también tendrá que asumir la compañía alemana.

Se cifra el coste de este nuevo problema en unos 2.000 millones de euros, sin duda un nuevo golpe para el Grupo Volkswagen.

Lo peor para el fabricante alemán es que parece que el tema está muy lejos de quedar cerrado.

Dejar respuesta