Aunque es cierto que llevamos un mes de agosto cargado de buenas noticias en relación al precio de los combustibles, aun así el coste de los carburantes sigue siendo un gasto difícil de asumir para muchos conductores. Por eso es un aspecto fundamental a la hora de comprar un coche. Independientemente de si optamos por un vehículo nuevo o un coche de ocasión nos fijamos no solo en el tipo de combustible que utiliza, sino que además tratamos de calcular si su consumo es el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Por eso siempre es positivo cuando conocemos nuevas opciones que abaratan el coste de poner nuestro vehículo en carretera. Ahora hemos sabido que Audi ha descubierto la manera de transformar el agua en diésel, creando el e-diésel.

E-diésel el nuevo combustible que convierte el agua en diésel
E-diésel el nuevo combustible que convierte el agua en diésel

Audi y una empresa tecnológica desarrollan el e-diésel

Según se ha publicado en un futuro cercano el todopoderoso fabricante de coches Audi podría conseguir que sus coches funcionaran con agua. Como decíamos al principio esto que casi parece un milagro será posible ya que en colaboración con la empresa alemana dedicada a la tecnología Sunfire ha conseguido desarrollar un combustible, e-diésel. Se fabrica empleando agua y CO2 mediante el uso de la electricidad que se origina de las energías renovables. El e-diésel va a poder utilizarse o bien solo o mezclado con el diésel normal.

Cuál es el proceso para la fabricación del e-diésel

La información que ha transcendido acerca de cómo se prepara este tipo de combustible es la siguiente. Primero se calienta a más de 800 grados el agua con el fin de dividir sus moléculas de hidrogeno de las de oxigeno mediante un proceso de electrolisis. Una vez que esto se consigue se procede a tomar el hidrogeno y a introducirlo en un reactor junto con CO2, cuya procedencia es tanto el ambiente como una planta de biogás. Entonces se somete a una presión determinada y a una temperatura precisa empleando la electricidad que procede de fuentes renovables. De esta manera consiguen unos hidrocarburos que resultan similares al petróleo en crudo con el fin de que pueda ser refinado de tal manera que se acabe logrando el mencionado combustible, el e-diésel.

No es la primera vez que si intenta algo similar, ya que en el año 2013 unos científicos de la Universidad de Georgia consiguieron crear un microorganismo capaz de transformar el CO2 en carburante.

La Ministra de Educación e Investigación alemana también utiliza e-diésel

La eficacia del proceso para crear ese nuevo combustible alcanza hasta un 70%. Tal y como ha comentado la Ministra de Educación e Investigación alemana, Johanna Wanka, se puede emplear por sí mismo o mezclado con diésel. Pero no se ha quedado solo en palabras , que ella misma ha echado 5 litros del nuevo combustible en su Audi A8.

Este carburante sintético va a permitir una nueva alternativa a los tradicionales, con una ventaja principal, no emite ninguna gas toxico al medio ambiente. Al tiempo que da las mismas prestaciones que cualquier otro combustible tradicional. De hecho el e-diésel devuelve parte del CO2 a la atmosfera al expulsar el oxígeno. Además, para sus creadores puede convertirse en uno de los combustibles alternativos más importantes de un futuro cercano, impulsado asimismo el uso de las energías renovables.

Los planes de futuro de Audi y Sunfire

Hemos conocido también como Audi es socio en exclusiva de la empresa tecnológica Sunfire, por lo que en los próximos meses seguirán trabajando en este innovador proyecto. Hasta ahora han producido ya 160 litros del e-diésel en la fábrica de Dresden. Sin embargo, estas cifras suponen solo el principio de sus planes, puesto que su idea es que a corto plazo salgan otros 3.000 litros.

El e-diésel plantea por ahora muchas preguntas sin respuesta

Eso sí, aún hay muchas incógnitas que se presentan en el desarrollo de este nuevo combustible, a las que habrá que ir encontrando respuesta a lo largo de los próximos meses. Por ejemplo, una de ellas es que debido a que contiene cetano en una proporción bastante elevada y este gas es sumamente inflamable, cómo se puede almacenar de manera segura. Es decir será necesario disponer de ciertos almacenes para poder guárdalo de manera que esté resguardado de sufrir alguna clase de accidente.

Pero además de ciertos problemas de logística, surgen asimismo las dudas en cuanto a cómo adaptar el depósito de los vehículos ya fabricados para que sean totalmente estancos y evitar de esta manera una posible fuga de combustible, con las consecuencias que todos podemos imaginar.

Otra de las dudas principales que surgen, y que solo su uso podrá despejar de manera clara, es si el empleo de este nuevo combustible puede tener algún efecto negativo sobre el motor de nuestro coche con el tiempo.

Estaremos atentos para conocer si el e-diésel puede ser una alternativa real para todos.

Dejar respuesta