Uno de los problemas más habituales que nos causa el coche es que la batería deje de funcionar. Aunque evidentemente no es grave, suele ocurrir en el peor momento. Es verdad que la mayoría de las veces seremos capaces de arrancarlo con unas pinzas, aun así hay que tenerlas a mano y contar con un vehículo que nos ayude. Pero en ocasiones esto no funcionará y tendremos que cambiar la batería. Por supuesto que puedes llamar a tu seguro y que te envíe una grúa para llevarlo al taller, sin embargo es una operación sencilla de la que te puedes encargar tú mismo. Veamos cómo.
Cambiar la batería
Si tienes problemas cada mañana para poder arrancar el coche o incluso si como decíamos ya has tenido que utilizar las pinzas para hacerlo, es el momento de pensar en cambiar la batería. Es muy importante que apagues el motor del coche y cualquier otra parte que consuma corriente. Es mejor efectuar el cambio en la calle, puesto que tiene una solución inflamable. Veamos ahora como hacer este cambio paso por paso.

Consejos para cambiar la batería del coche
Consejos para cambiar la batería del coche

Cómo cambiar la batería
1. Comprobar que la batería necesita cambiarse
Las baterías duran como término medio unos 5 años, depende del uso y otras circunstancias que este plazo se alargue o se reduzca. Como decíamos otra pista puede ser el que nos cueste arrancar el coche. Pero además debes cambiar la batería cuando tenga rajas o grietas. Es importante comprobar en qué estado se encuentran los terminales, que son unos botones positivo y negativo que se conectan con los cables del alternador. En ocasiones puede ocurrir que el sulfato estropee los terminales o haga que la corriente llegue hasta el motor. En estos casos será suficiente con remover las guías y limpiar los contactos.
Si nuestra batería no fuera de libre mantenimiento, debemos revisar con regularidad los niveles de líquido en su interior, ya que la falta de este pudiera ocasionar la pérdida de carga. Para ello tenemos que abrir las tapas y comprobar que este líquido cubre en su totalidad las placas internas. Si solo ves agua está correcto, de lo contrario introduce agua destilada hasta que lo consigas. En caso de un frío extremo este líquido podría llegar a congelarse, con lo que sería necesario llevar la batería a un lugar con una temperatura superior para que se descongele.
2. Quitar la batería
Si definitivamente hemos comprobado que la batería debe ser cambiada tenemos que extraerla. Para ello hay que retirar el terminal negativo primero y después el positivo, siempre con cuidado de no estropearlos. Es fundamental que sigamos este orden ya que de lo contrario podría haber vapor de electrolito de la batería en el exterior y producirse una pequeña explosión. También asegúrate de que los terminales no lleguen a hacer contacto en ningún momento con partes metálicas del vehículo una vez que los has desconectado. Lo mejor es cubrirlos con cinta aislante y no permitir tampoco que se toquen entre ellos. Utilizando una llave quita el sistema de fijación de la batería. Es el momento de sujetarla firmemente y sacarla del coche. Antes de colocar la nueva sería importante limpiar adecuadamente los terminales y la bandeja con agua caliente a la que habremos añadido bicarbonato. Podemos utilizar para ello un cepillo de alambre.
3. Instalar la nueva batería
En el manual de tu coche o en la batería que retiras te aparece el tipo de batería que utiliza tu vehículo. Tienes que instalar una con iguales características o quizás un poco más de capacidad, siempre y cuando su tamaño te lo permita. Tienes que fijarte en 12V, que es el voltaje, que en los turismos es siempre el mismo y en la cifra que acompañe a las letras Ah, que es la capacidad de la batería, que será mayor o menor dependiendo de los sistemas eléctricos que tenga el modelo. Aunque por norma general la batería que coincide en estos números con la de tu coche tiene que servir, asegúrate siempre que su tamaño lo permita y que los bornes estén colocados en la misma posición que los cables del coche. Hay que prestar especial atención a este asunto si escogemos una de más capacidad. Si tienes dudas, consulta al profesional que te la venda.
Una vez que la tenemos, hay que colocarla con cuidado en la bandeja. Comprobemos que el terminal positivo esté en el lugar adecuado, después conectémoslo al borne positivo. Repitamos la operación con el izquierdo.
4. Encendido del motor
Una vez que hayamos instalado correctamente la batería, cerremos el capó y encendamos el motor del coche. Mantengámoslo así durante unos minutos con el fin de que la batería se cargue por completo.
5. Deshacerse de la batería antigua
Este es un punto muy importante, tenemos que tener en cuenta que la batería que hemos extraído a nuestro vehículo resulta muy tóxica. Con lo cual debemos deshacernos de ella en el lugar adecuado. Llévala a un punto limpio.
Como hemos visto cambiar la batería del coche no es una operación complicada. Eso sí, hay que tener unas nociones básicas y tomar una serie de precauciones. Pon en práctica lo que hemos visto y verás cómo lo haces sin problema.

Dejar respuesta