Cuando llega el buen tiempo nos apetece más salir. Pero no solo a tomar algo, también nos apetece viajar. No solo cuando nos vamos de vacaciones sino también de fin de semana o aprovechando algún puente. Pero con los viajes también aumentan las probabilidades de que nos sucede un percance con el coche. No hablamos solo de aquellos más graves, también de aquellos que son leves pero que hay que ponerles remedio si queremos seguir con la marcha. Uno de los más habituales es sufrir un pinchazo en una rueda. Es verdad que tenemos la opción de llamar una grúa y que un profesional nos solucione el problema, pero eso nos haría perder un tiempo precioso. Además no es algo difícil de realizar por nosotros mismos. Os contamos cómo cambiar la rueda del coche.

cómo cambiar la rueda del coche
cómo cambiar la rueda del coche

Cómo cambiar la rueda de un coche
Empezaremos por decir que los consejos que veremos a continuación son aptos tanto para utilizar la rueda de repuesto, la que tiene un tamaño inferior al habitual, o una convencional.
1. Detener el vehículo

Si estamos circulando al pinchar hay que detener la marcha cuanto antes. Siempre de manera segura y a poder ser en un lugar llano. Después y tras poner el freno de mano, hay que bajarse del coche, con el chaleco puesto, y señalizar el vehículo con los triángulos. Lógicamente este paso es solo si el pinchazo se produce en carretera. Si nos encontramos la rueda pinchada con el vehículo aparcado la manera de proceder será la misma a partir de ahora.
2. Material

Tenemos que coger las herramientas necesarias para realizar el cambio de la rueda que estarán en el vano de la llanta. Después hoy bien cogemos la rueda de repuesto que se haya en el maletero o la que hayamos comprado. En ocasiones esta rueda estará debajo del maletero y necesitaremos una llave especial que traerá nuestro vehículo para hacerlo.
3. Primeros pasos

Hay que aflojar los tornillos de la rueda antes de elevar el coche con el gato. En algunos casos llevan unas tuercas de seguridad para impedir que nos roben las llantas, tenemos que emplear la llave especial que lleva el coche. En la mayoría de los casos los tornillos de los neumáticos requieren utilizar una cierta fuerza para conseguir desenroscarlos. Ojo recuerda que no tienes que soltar la rueda, solo aflojar los tornillos.
4. El gato

Cuando ya hemos completado el paso anterior hay que colocar el gato en su sitio. Para hacerlo recuerda poner siempre el freno de mano, especialmente si la que vamos a cambiar es la rueda delantera del coche. Esta herramienta tiene un extremo en forma de U porque todos los vehículos tienen un punto de anclaje para que se puedan elevar con el gato o un elevador. Hay que agacharse para buscar un borde fino que sobresalle un par de centímetros, en él hay dos puntos donde la chapa tiene un mayor grosor y que es donde hay que colocar el gato.
5. Elevar el coche

Una vez colocado el gato hay que elevar el vehículo. Una medida para prevenir un posible accidente es colocar la rueda de repuesto debajo del vehículo por si cayera en algún momento se amortiguara el golpe. Quitamos los tornillos y la rueda pichada y la cambiamos por la otra, dejando la pinchada también debajo del coche. Una vez puesta en su sitio. Después colocamos los tornillos y los apretamos. Empezamos por el inferior izquierdo, acabando por el derecho. Hay que apretar bien los tornillos pero sin emplear una fuerza excesiva para que no se caiga el coche. Quitamos la rueda pinchada y bajamos el coche. Cuando este en el suelo terminamos de apretar bien los tornillos en el mismo orden. Cuidado con no pasarnos de fuerza ya que podríamos romper el tornillo.
6. Finalmente

Cuando ya hemos terminado recogemos toda la herramienta utilizada, la rueda y los triángulos si los hemos usado. Sería conveniente acercarnos a una gasolinera lo antes posible para cerciorarnos de que la presión del neumático que hemos cambiado es la correcta. Hay que tener en cuenta que las ruedas de repuesto de menor tamaño suelen llevar un número, habitualmente 80, que indican el límite de velocidad a la que se permite circular con ella. Es importante no sobrepasarlo si queremos circular de manera segura. Este tipo de ruedas hay que sustituirlas por una normal lo antes posible. También hay que comprobar si la rueda que se ha pinchado puede ser reparada para volver a utilizarla o de lo contrario hacernos con una nueva.
Como hemos visto cambiar la rueda del coche no es una operación demasiado complicada pero sí que tenemos que tomar una serie de precauciones. Por lo demás verá cómo la próxima vez que te surja esta necesidad la solventas fácilmente.

Dejar respuesta