La verdad es que ya lo hemos comentado con anterioridad, pocas cosas existen en este mundo a las que no pueda dársele un mal uso o que puedan conllevar un riesgo. Con la llegada de las nuevas tecnologías son muchos los avances que hemos conseguido, a la vez que también son abundantes los riesgos a los que nos vemos expuestos por las intenciones perversas de algunos. Sin embargo, en otras ocasiones ni siquiera se necesita que intervenga el ser humano para que algo se convierta en un peligro. Ahora hemos conocido la noticia de que en Estados Unidos se han demandado a diez de los principales fabricantes mundiales de automóviles por parte de 28 consumidores, por no poner en conocimiento del público los posibles riesgos de sufrir una intoxicación por monóxido de carbono si tenemos coches sin llave.

Coches sin llave 10 fabricantes demandados en Estados Unidos
Coches sin llave 10 fabricantes demandados en Estados Unidos

Los coches sin llave llevan más de años en el mercado

Los coches sin llave no son una de las últimas novedades respecto a tecnología sino que llevan ya más de 10 años circulando por las carreteras. En muchos aspectos son más seguros, como por ejemplo al minimizar los daños personales si se produce un accidente y también al impedir que se arranque de manera accidental puesto que hay que pisar los pedales para hacerlo.

El problema de los coches sin llave

En Estados Unidos las demandas están a la orden del día, la gente puede ponerlas por un sinfín de razones y en ocasiones, aunque no sean muy razonables, han llegado a ser ganadas. Incluso a algunos les ha costado mucho dinero dicha pérdida.

El caso que se presenta parte de la base de que un día lleguemos a nuestro garaje privado y aparquemos en él nuestro vehículo, que por cierto se trata de un coche sin llave. Argumentan que si el usuario simplemente sale del vehículo con la “llave inteligente” pensando que se apagará automáticamente puede ser muy peligroso. El problema es que al no dejar de funcionar su motor sigue emitiendo gases tóxicos como monóxido de carbono y su inhalación provoca la llamada muerte dulce. Lleva dicho nombre porque la persona que la sufre siente simplemente que se marea, después se desvanece y finalmente acaba falleciendo. Pero lo hace sin sufrir ni pensar que está ocurriendo nada malo.

Hasta aquí el proceso parece bastante claro. Los consumidores opinan que estos diez fabricantes BMW, Daimler, Fiat Chrysler, Ford, General Motors, Honda, Hyundai, Nissan, Toyota y Volkswagen, tendrían que haber advertido a los compradores de que esto puede suceder.

Si pensamos con lógica cuando nos bajamos de los coches sin llave, somos nosotros, los conductores, los que deberíamos de pulsar el botón Start/Stop con el fin de apagar el motor una vez que el coche está aparcado. Entonces podemos quedarnos en nuestro garaje sin correr ninguna clase de riesgo.

Sin embargo la realidad es bien distinta, porque aunque afortunadamente la mayoría de quienes tienen un vehículo de este tipo lo hacen, hay muchos que no son tan cuidadosos. Cometen fallos como los comentados o similares. En Estados Unidos mueren cada año 400 personas por intoxicación con monóxido de carbono, no se incluyen en esta estadística a las personas que emplean este método para terminar con su vida de forma voluntaria. Los demandantes han documentado 13 muertes ocasionadas por un olvido como el que estamos comentando.

Para muchos este pleito es tan absurdo como pretender demandar al fabricante de un horno porque no nos avisa de que si olvidamos la comida en su interior y no lo apagamos se podría producir un incendio. Pero como veremos a continuación, no todos piensan de la misma manera.

Que tratan de conseguir con la demanda a los fabricantes de coches sin llave

Los demandantes se muestran convencidos de que los fabricantes deberían incorporar un dispositivo al vehículo que apague el motor del coche si este se queda encendido de manera accidental por un descuido de su dueño. Es decir, si el coche percibe que el conductor se baja, que automáticamente apague el motor. Para ellos un coche al ralentí consume menos de dos litros cada hora por lo que un descuido de este tipo podría provocar que hubiera una gran acumulación de gases tóxicos, antes de que el vehículo se quedase sin combustible.

La demanda contra los fabricantes de coches sin llave ha sido admitida

La Corte del Distrito de Los Ángeles ha admitido la demanda y pide a los fabricantes que actúen para evitar el problema. Piden por ejemplo que si el propietario del coche se distancia del vehículo y el coche no ha sido apagado, este lo haga solo.

Calculan que unos 5 millones de vehículos pueden ser potencialmente peligrosos. Si los demandantes ganan, los fabricantes se verían obligados a llamar a revisión a todos esos coches sin llave con el fin de instalar un sistema de desconexión automática. Lo que sin duda tendría un alto coste para las compañías, amén de posibles indemnizaciones.

Estaremos atentos para contaros qué sucede.

Dejar respuesta