Hacía mucho tiempo que la automoción española no disfrutaba tanto de un mes de enero como este año. Las cifras de ventas invitan al optimismo y comienza a verse la luz al final de un túnel que resultó mucho más largo e incómodo de lo esperado. El vehículo de ocasión no fue ajeno a esta mejoría a pesar de los inconvenientes que tuvo, como la falta de coches por la reducción de ventas a particulares, o la prolongación de los contratos de renting que hizo que no entraran un buen número de vehículos al círculo de ventas.

El informe de Ganvam con el cierre de ejercicio de 2014 desvela datos importantes y muy curiosos a tener muy en cuenta. Las buenas noticias destacan por encima de todo, y es que en Galicia se vendieron en 2014 un 4,6% de vehículos de ocasión. Puede parecer una cifra pequeña comparada con el incremento de ventas de coches nuevos, un 18,4%, pero los condicionantes de la escasez, y los bajos niveles de ventas alcanzados en los años anteriores, suponen un espaldarazo importante.

Sin embargo, el dato más llamativo del informe de Ganvam es que el 51,2% de los coches usados vendidos tienen más de diez años, dos puntos más que en dos mil trece.

Coches mileuristas de ocasión
Coches mileuristas de ocasión

Evidentemente la crisis hizo que el coche “mileurista” cobrara pujanza entre particulares debido a su bajo precio, pero lo más curioso es que el canal profesional también ha visto como se incrementaban estas ventas en un 13.2%, casi el doble que en el canal privado, incentivadas, esos sí, por un historial de mantenimiento y la garantía de al menos un año que ofrecen concesionarios y compraventas.
Con la implantación del Plan Pive, son pocos los vehículos de más de diez años que llegan al mercado de segunda mano. Es por ello que los pocos coches que llegan lo hagan a unos precios más altos que en circunstancia normales. La crisis y la necesidad de tener un medio de transporte hacen que vehículos que debían abandonar las carreteras sigan dando guerra. Eso sí, adquirir uno de estos vehículos implica pasar una exhaustiva revisión mecánica para que no llevamos sustos en la carretera que después nos puedan pasar factura.

Dejar respuesta