Una de las grandes apuestas para el futuro de la automoción son los coches autónomos, es decir aquellos que no necesitan un conductor. Se cree que en un futuro pueden llegar a sustituir a los vehículos con chofer, ahorrándose con ello una de las cosas que más encarece el servicio, pagar al personal. Pero aunque en un futuro puedan circular como lo más habitual por nuestras carreteras, de momento están en fase experimental y han dado algún problema.

coche autonomo
coche autonomo

California el estado ideal de los coches autónomos

En septiembre del año pasado California, Estados Unidos, aprobó una nueva regulación que permitía que los coches autónomos tuvieran una licencia especial que les permitiera circular por sus carreteras. Entre otras condiciones estaban obligados a contratar un seguro de 5 millones de dólares que cubriera los posibles daños que pudieran ocasionar los vehículos. Pero aun así fue una oportunidad única para todos aquellos que quieren desarrollar uno de estos modelos y principalmente para Google, uno de los que más empeño tiene por conseguirlo. A partir de ahí podían comprobar sobre el terreno hasta qué punto son seguros los coches autónomos, tanto para los pasajeros que trasporten como para el resto de los vehículos. Eso ha convertido a California prácticamente en el centro neurálgico de las pruebas de esta clase de vehículos. Hay ya unos 50 coches con licencia.

coches AUTONOMOS
coches AUTONOMOS

Primeros accidentes de los coches autónomos

De momento cuatro de los coches que circulan por California se han visto envueltos en algún accidente. No se conocen los datos exactos de estos percances, ya que la ley no permite difundirlos, pero si han trascendido algunos detalles. Uno de ellos es que dos de esos cuatro accidentes, al menos, no fueron responsabilidad del coche autónomo, ya que cuando se produjeron había un conductor a su cargo. Hay que tener en cuenta que dentro de las condiciones que mencionábamos, una de ellas es que siempre haya un conductor que pueda hacerse cargo de la situación si es necesario. Pero en esos dos accidentes era el propio conductor el que estaba a cargo del vehículo.
En los otros dos accidentes sí estaba el sistema autónomo conectado, pero no se conoce si fueron ellos los causantes del accidente o las víctimas. Lo que sí se sabe con seguridad es que tres de los coches autónomos eran Lexus con sensores de Google y el otro era propiedad de Delphi Automotive, que está aliada con Google en el proyecto. Otro dato es que ninguno de los coches autónomos llevaba una velocidad de más de 16 kilómetros por hora cuando sufrieron el accidente.
Habrá que estar atentos a cómo continúa el proyecto de conseguir que nuestras carreteras se llenen de coches autónomos.

Dejar respuesta