A la hora de comprar un coche una de las decisiones que tenemos que tomar es el tipo de combustible que vamos a elegir. Aunque existen alternativas menos contaminantes, lo que resulta evidente es que por el momento las dos opciones principales que se barajan a día de hoy, es si compramos un coche diésel o uno gasolina. Dentro de estas dos posibilidades, se opta bastante más por la primera. Pero puede que nos preguntemos si es la mejor elección, o al menos la mejor para nosotros. En este artículo trataremos de responder a esa cuestión, veremos si es mejor comprar un coche diésel.

Diesel o Gasolina
Diesel o Gasolina

Por qué han tenido tan éxito el coche diésel

Desde principios de este siglo se ha extendido la tendencia a elegir como mejor opción el comprar un coche diésel que uno gasolina. Se debió a que en ese momento los motores diésel eran de mejor calidad, llevan turbo y además este carburante tenía un precio muy bajo. Por lo que aun habiendo diferencias por encima de los 3.000 euros entre el mismo modelo dependiendo del carburante elegido, los compradores tenían claro que con un uso medio esa cantidad de dinero se amortizaba en no demasiados años.

Pero claro desde entonces el precio del diésel ya no es tan bajo y de hecho cada vez está más cerca de alcanzar al de la gasolina. Por eso puede que ya no esté tan claro que el coche diésel es siempre el que más nos conviene.

Inconvenientes de los coches diésel

El mayor problema que presentan los coches diésel es que para que funcionen bien y no nos den demasiadas averías deben tener un uso mayoritariamente en carretera. El motivo es que al ir más altos de revoluciones el combustible se quema mejor. Sin embargo cuando se utiliza más en ciudad empiezan los problemas ya que se acumula carbonilla.
El
combustible diésel es muy contaminante por lo que este tipo de vehículos tienen que cumplir una serie de normativas anticontaminación que los ha llevado a ser menos fiables. Antes de tener los motores diésel eran capaces de resistir cientos de miles de kilómetros sin dar grandes problemas.

Cuando se conduce a bajas revoluciones los gases que no se queman retornan al motor para que se quemen. Por este motivo cuando nuestro coche diésel no pisa mucho las carreteras, están de manera constante entrando este tipo de gases, lo que terminará en una avería en el catalizador. Además los nuevos filtros que tienen que incorporar en la actualidad requieren de un mantenimiento importante que de no hacerse acaban causando fallos.

Los vehículos gasolina tienen motores más sencillos gracias a que utilizan un combustible menos contaminante, de ahí que den siempre menos complicaciones.

Cuando no debemos comprar un coche diésel

Visto lo visto hasta ahora te mostramos porque comprar un coche diésel puede no ser la mejor idea.

  • Pocos kilómetros. El punto fundamental para que un coche diésel sea rentable es la cantidad de kilómetros que vamos a hacer al vehículo, por debajo de los 10.000 anuales no es nunca una buena opción. Con este uso no vas a rentabilizar ni los 3.000 euros más que habrás pagado por él ni tampoco todo el dinero que requiere su mantenimiento.

  • El coche gasolina tiene una mejor conducción. Independientemente del tema económico está claro que un coche diésel es menos suave en la conducción. Pero además hacen un menor ruido y los cambios de marcha son más sencillos.

  • Mantenimiento más económico. Las piezas de repuesto de un coche diésel son más caras que las de un gasolina, los seguros también y de los impuesto casi mejor ni hablamos, son significativamente más altos. En este caso se tiene en cuenta que contaminan más y por dicho motivo se pagan tasas más altas.

  • Más averías. Como ya te hemos advertido los coches diésel se estropean más, por lo que a la postre también debes tener en cuenta el presupuesto que esto va a requerir, así que calcula bien si te compensa.

  • El precio del litro de ambos combustibles. Vivimos en un momento en el que el precio de la gasolina y el diésel es muy similar, por lo que el ahorro cada vez que llenamos el depósito no es tan elevado. Eso sí, no hay que olvidar jamás que el coche diésel consume menos cantidad de carburante que el gasolina.

  • Los motores se van igualando. Aunque es cierto como decíamos en el punto anterior que los coches diésel consumen menos carburantes, no lo es menos que los motores gasolina cada vez son más eficientes y han conseguido reducir mucho su consumo. Una vez más para evaluar la rentabilidad de uno y otro tenemos que analizar nuestras circunstancias.

Precisamente para que hagas esto, para que medites mucho el asunto hemos preparado este artículo. Ahora seguro que tienes mucho más claro si te conviene un coche diésel o uno gasolina. Confiamos en que tomes la mejor decisión.

Dejar respuesta