La semana pasada os contábamos como dos piratas informáticos, legales eso sí, habían llevado a cabo un experimento para conocer hasta qué punto es seguro que los vehículos estén conectados a Internet y las posibilidades que esto da a quienes no tienen buenas intenciones. Desarrollaron un software para conseguir piratear un coche y con el fueron capaces de controlar ciertas funciones vitales del vehículo, lo que supone todo un riesgo para la seguridad. Por cierto el modelo elegido para la prueba fue un Jeep Cherokee. Ahora y ante un hecho de tal gravedad Chrysler, marca a la que pertenece el modelo hackeado, ha decido tomar cartas en el asunto antes de que el tema pase de una posibilidad a una realidad

Chrysler toma medidas contra posibles ataques de piratas informáticos
Chrysler toma medidas contra posibles ataques de piratas informáticos

Chrysler toma medidas contra posibles ataques de piratas informáticos

Así que después de comprobar desde Chrysler lo sencillo que resultaba controlar de manera remota uno de sus coches, desde encender el aire acondicionado hasta manipular su dirección o los frenos, han decidido actuar. Por eso han llamado a revisión a más de 1,4 millones de vehículos para modificar el software informático de su sistema Uconnect para solventar el problema.

Chrysler no es un caso único, otras marcas también son vulnerables

No es algo nuevo, ya que todos los fabricantes son más o menos conscientes de que puede existir este problema. Pero quizás no se toman medidas hasta que no se comprueba de forma práctica la vulnerabilidad de los coches conectados. Hay algunas excepciones, por ejemplo Tesla Motors contrato los servicios de 30 piratas informáticos para estudiar de qué forma podían ser atacados sus unidades para así poder hacer las mejoras pertinentes en sus Model S.

Una memoria USB clave para que Chrysler solucione el problema

El software del sistema multimedia Uconnect de 8,4 pulgadas de estos más de 1,4 millones de vehículos va a ser actualizado manualmente con la ayuda de una sencilla memoria USB. Darán énfasis a todo lo que se ha demostrado que puede estar indefenso ante un ataque informático. Se pretende que resulte del todo imposible el acceder de forma remota a la manipulación de cualquiera de los sistemas del coche. Para ello se utilizará con toda seguridad un cortafuegos para conseguir que únicamente se tenga acceso al mando del vehículo con el sistema Uconnect pero tan solo desde el interior del coche.

Qué modelos de Chrysler serán llamados a revisión

Ante la gran cantidad de vehículos que serán llamados a revisión por Chrysler podemos suponer que habrá también una gran cantidad de modelos implicados a continuación te mostramos cuáles son estos, todos ellos vehículos fabricados entre los años 2013 y 2015:

  • Dodge Viper

  • Ram 1500, 2500, 3500, 4500 y 5500

  • Jeep Grand Cherokee

  • Jeep Cherokee

  • Dodge Durango

  • Chrylser 200 y 300

  • Dodge Charger

  • Dodge Challenger

Sin duda un trabajo arduo debido a que como decíamos va a ser realizado de manera manual y que supondrá un alto coste para el fabricante.

Fiat Chrysler Automobiles sancionada por otras 23 llamadas a revisión

En otro orden de cosas, pero en relación también con la misma compañía hemos conocido en estos días como el consorcio Fiat Chrysler Automobiles ha tenido que pactar con la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carretera de EEUU comprometiéndose a abonar la cantidad de 82 millones de euros. El motivo ha sido una investigación sobre precisamente otras 23 llamadas a revisión de sus modelos.

Ha sido la propia filial de la compañía en el país norteamericano la que ha reconocido que no se sujetó a la legislación estadounidense cuando realizó estas revisiones, al no ofrecer una solución realmente válida al problema.

No solo eso sino que ha estado de acuerdo en abonar unos 64 millones de euros en concepto de indemnizaciones y además a invertir otros 18 millones en divulgar distintas actividades tanto para la propia industria como para los consumidores, que refuercen la importancia de las revisiones.

Pero las medidas tomadas por la Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carretera de EEUU contra Fiat Chrysler no se quedan aquí. Puesto que sobre la compañía estará situada la espada de Damocles, debido a que de no hacer frente a la sanción de la forma indicada tendrán que satisfacer una multa adicional de unos 14 millones de euros. Sin duda una gran motivación para cumplir con lo exigido.

Fiat Chrysler reconoce que es un proceso mejorable

Eso sí, en favor de la compañía hay que decir que se ha comprometido a mejorar al grado que sus circunstancias le permitan sus llamadas a revisión para que sean los más efectivas posibles. Además van a facilitar que se supervise todo este proceso para garantizar que se lleve a cabo de la manera correcta.

No cabe duda, resulta sumamente importante que los fabricantes de automóviles velen por la seguridad de sus vehículos al máximo, de esta forma lo estarán haciendo también por la de los que viajamos en ellos.

Dejar respuesta